El Cuento Volador I

Cuento VoladorEl Cuento Volador

21 de febrero. Lola Pirindola

No sé muy bien cómo llegué a conocer a Isolino, mi caracol. Isolino Calavera es su nombre completo. Tal vez lo de Calavera le viene porque siempre lleva su esqueleto a cuestas, la verdad es que nunca se me ocurrió preguntárselo.
Imagino que muchos de vosotros estáis pensando, “Pues pregúntaselo ahora y así nos enteramos todos” pero es que, como acabo de deciros, Isolino es un caracol y los caracoles no hablan, porque la que os cuento no es una de esas historias en las que los animales se ponen a hablar como si tal cosa y a nadie le resulta extraño, ¡no! Esta es una historia real de las que te pueden pasar cualquier día, de camino a tu escuela, en la cola de la panadería o al subir al autobús.

Bien, pues como decía, aquella mañana Isolino me dio un buen susto. Cuando desperté lo encontré a los pies de mi cama con un asa en su caparazón. Tengo que contaros que cuando Isolino se coloca un asa en su caparazón es porque su intención, es marcharse de viaje. Obvio, porque él no puede marcharse de casa como los demás. Así que me quedaban dos opciones: Hacer la maleta y marcharme con él o ver cómo se alejaba por el alféizar de mi ventana dejando un rastro de babita brillante.
Como estaba a mitad de mis vacaciones de verano y ya había terminado todos mis deberes, bajé del armario la maleta de avionetas roja y anaranjada (la que escojo cuando no sé bien a dónde ir) y le seguí.
He de confesaros que me dejó muy sorprendida, porque no tenía ni idea de cuales eran sus intenciones y eso que yo sé en cada momento lo que Isolino quiere o no hacer ¿qué como lo sé? Pues muy sencillo; os he dicho que Isolino no habla, es un gasterópodo, pero lo que sí sabe hacer es comunicarse con sus antenas. Después de muchos, muchos días juntos, hemos conseguido crear un lenguaje de signos perfecto con el que comunicarnos. Él utiliza sus antenas y yo dos baquetas de una antigua batería que me regalaron cuando cumplí dos años.
¡Ah! Se me olvida presentarme: Mi nombre es Lola Pirindola pero como comparto historia con mi caracol Isolino Calavera, he pensado que mejor podéis llamar a esta historia, el Cuento de Lola Pirindolera. Creo que a Isolino le gustará el cambio.

Aquella mañana decidí seguir a Isolino cargada con mi maleta de avionetas roja y anaranjada.

23 de febrero. Escuela Infantil Potxolines. Aula de 2 años

No sabía cuál era nuestro destino final pero estaba segura de que íbamos a vivir una gran aventura. Bajamos las escaleras muy despacito, y aunque Isolino llevaba la casa encima pensamos que era una gran idea ir en triciclo. Atravesamos muchos parques y plazoletas, fuentes y puestos de pipas hasta llegar a un bosque, desde lejos parecía como todos los demás, pero una vez nos acercamos nos dimos cuenta de que todos los árboles eran de regaliz y gominola. En lo más alto tenían unos sonajeros hechos con chicle, que se movían de un lado a otro y entonaban una bonita melodía.
Nos pareció un buen sitio para reponer fuerzas y para apuntar en nuestro cuaderno de bitácora a todas las personas que nos habíamos encontrado por el camino, y todas las criaturas mágicas que nos habían ayudado a llegar a aquel maravilloso lugar, lleno de colores brillantes y música divertida. Justo en aquel momento conocimos a nuestro amigo Lopito que se convirtió en nuestro fiel compañero y guía en este viaje.
Era un personaje peculiar, mucho más grande que Isolino, con orejas puntiagudas, ojos grandes y transparentes, que se movía de una forma muy ágil y saltarina. Su pelaje de color rojo y rosa hacia que casi no le distinguiéramos entre aquel dulce paisaje. Nos saludo a través de unos algodones de azúcar indicándonos con su rechoncha manita que le siguiéramos hacia el interior de una seta gigante.
Con un poco de miedo seguimos sus pasos, no sabíamos si era muy prudente lo que estábamos haciendo, pero no queríamos dejar de ver aquello que Lopito nos mostraba.
Nos sorprendió con ilusión ver una mesita pequeña y redonda con unas humeantes tortitas con chocolate y nata y unos deliciosos batidos de caramelo y fresa. Era una fantástica manera de pasar la tarde. Nos contó una preciosa historia con la que nos quedamos embelesados horas y horas.
De repente un claxon sonaba en aquel maravilloso lugar, pi piiiiiiii…
¡¡Oh no, es el autobús de la escuela!! Es hora de cerrar mi libro, y que Isolino y Lopito esperen a que vuelva del cole…

28 de febrero de 2011. CEIP Sant Vicent Ferrer. Clase Los Monos. 5 años.

El día anterior Isolino, Lopito y yo habíamos tenido un día muy ajetreado así que nos fuimos pronto a dormir.
A las 8 de la mañana el sol empezó a entrar por mi ventana, e Isolino me despertó con sus suaves y calientes antenas.
Ah!, ¿Qué nos había dicho que Isolino duerme conmigo? Sí, duerme al lado de mi cama en su cajita de zapatos de color azul y amarillo.
Aquella mañana todo era distinto, como más bonito, incluso el cola cao que me tomo todas las mañanas estaba más bueno que nunca y mis 3 galletas del desayuno parecían incluso más grandes.
Tras coger fuerzas para nuestro nuevo día, Isolino se puso su asa en su caparazón, y empezó a mover sus antenas. Yo no entendía muy bien porque pero sin rechistar cogí mi maleta de aviones y nos fuimos a la escuela de verano.

Aquel día vino al cole de verano una niña nueva: Mica. Es alta y delgada como yo, tiene el pelo pelirrojo y los ojos azules.
Mica y yo nos hemos hecho enseguida amigas porque tenemos muchas cosas en común: nos gusta pintar, jugar al futbol, al tenis, montar a caballo… pero sobre todo nadar en la piscina.

Al cabo de unos días de conocernos Mica nos invitó a Isolino y a mí a comer a su casa y a pasar la tarde en su piscina.
Al llegar a casa de Mica las antenas de Isolino se volvieron locas. ¿Qué le pasará a éste caracol? Y no tarde ni un segundo en darme cuenta de…¡Qué sorpresa!, Mica tenía dos piscinas una con forma de estrella y otra con forma de corazón.
Saqué de mi maleta de aviones mi bañador de margaritas; Isolino se puso a tomar el Sol y Mica se puso su bañador amarillo.
Fue entonces cuando salió la mamá de Mica a decirnos que hoy estaba preparada el agua especial. ¡El agua especial? – le pregunté a Mica.
– Si, es un agua que solo mis padres saben hacer y que es muy divertida.
Mica no quiso explicarme nada más, simplemente me invitó a entrar en la piscina en forma de corazón.
Conforme bajé las escaleras no noté nada especial, pero mi sorpresa fue cuando mi pelo tocó el agua. ¿Os he dicho que soy morena?, pues tengo un pelo largo y moreno, pero en aquella piscina de forma de corazón mi pelo empezó a ponerse pelirrojo como el de Mica.
Al principio me asusté pero Mica me explico que en cuanto saliera de la piscina y se me secara el pelo volvería a tener el pelo moreno.
¡Que pasada!, ¡una piscina que me tinta el pelo de colores!, ¡esto sí que es divertido! Y corriendo como una gacela fui a mojar a mi amigo el caracol.
Isolino Calavera se quedó petrificado cuando vio mi nuevo look, pero no tardo ni dos segundos en soltar una gran carcajada.
¿Os acordáis que Mica tenía dos piscinas? En la que nos habíamos bañado tenía forma de corazón y nos coloreaba el pelo rojo, entonces ¿la que tiene forma de estrella de que color nos lo tintara?
No me dio tiempo ni a acabar mi pregunta cuando oí a un caracol alocado gritando: “Bomba vaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa”. Y cuando me di cuenta Isolino ya estaba dentro de la piscina en forma de estrella. Cuando empecé a ver sus antenas de color amarillo fosfi me lancé a la piscina sin pensarlo. “Allá voyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy”, grite con todas mis fuerzas, y nada más caer a la piscina mi pelo se coloreo de amarillo.

Entre risas y juegos se hizo la hora de merendar y de reponer fuerzas. Mientras nos comíamos los bocatas de mortadela con olivas que nos había preparado la mamá de Mica, se nos ocurrió una idea.
– ¿Y si vamos mañana a la playa e intentamos hacer que el agua salada del mar se convierta en agua con azúcar?- les dije a mis amigos.
Era una idea fantástica pero no teníamos ni idea de cómo conseguirlo.
Isolino, que de vez en cuando tiene buenas ideas, pensó en llamar a nuestro amigo Lopito. ¿Os acordáis? Si, aquel personaje peculiar que vivía en el bosque de gominolas.
– ¡Bien pensado caracol!, seguro que él nos podrá ayudar a conseguir nuestro propósito.
Y así fue como Mica, mi amigo el caracol y yo empezamos a organizar una nueva aventura.
De repente empezaron a caer pequeñas gotas de agua y como hacía mucho sol salió el Arco iris. Isolino que entiende mucho de sacar los cuernos al sol me dijo que eso significaba que nuestra nueva aventura iba a salir muy bien.
Era ya tarde y estábamos muy cansados. Mi pelo y los cuernos de Isolino ya se habían secado y habían vuelto a la normalidad. Nos despedimos de nuestra nueva amiga Mica y nos fuimos andando hasta casa. Esa noche cenamos longanizas con tomate, ¡mmmmmm!, nos lavamos los dientes, mi papá nos leyó un cuento y nos dormimos.
Solo recuerdo que empecé a soñar que mis pies se mojaban con las olas del mar… ¿Será agua salada o agua dulce?

2 de marzo. Escuela Infantil Patosuca. 4-5 años

Mientras desayunaban tostadas y un batido de leche se dieron cuenta de que la leche estaba muy dulce, y dijo Lola: vamos a coger el tarro de miel y el azúcar y se lo echamos al agua del mar, seguro que así se pone dulce.

Y Lola cogió la bicicleta, metió a Isolino en la cestita para que no saliera volando con la velocidad del aire y se fueron para la playa, y en la mochila metió bien guardada, la miel y el azúcar, pero por el camino se le pinchó la rueda de la bicicleta, y se cayeron al suelo. Lola se dio un buen susto y decidieron ir despacito por la acera de vuelta a casa y de repente en medio del camino, se encuentran a dos peces dentro de una pecera redonda y Lola les cuenta a los peces que querían ir al mar para convertirlo en dulce y que para lograrlo pensaban echar en la orilla miel y azúcar.

Uno de los peces les dice Noooooo!!!!!!!!, no podéis hacer eso, porque en el mar viven peces acostumbrados al agua salada y si se la cambiáis, morirán , que no pueden vivir en lo dulce. Lola cogió la pecera y cuando llegaron a su casa, fue a la cocina y cogió el tarro de la sal, el pez dijo: nooooooooooo!!!!! Que la sal es mala para nosotros, porque nosotros somos peces de agua normal, agua del grifo.

Y Lola aprendió que hay dos clases de peces, los que viven en agua salada y los que viven en agua del grifo o de los ríos que es normal.

Entonces Lola e Isolino, se dirigieron al estanque que había cerca de su casa en el parque y vació la pecera con los dos peces en el agua, pensando que allí serían más felices porque tendrían más espacio y más amigos para nadar.

Cuando volvían a casa Lola se acordó que tenía que ir al colegio, había madrugado mucho para ir al mar y ahora le tocaba ir a clase con sus compañeros. Cogió el autobús y pasó la mañana en el autobús, porque no llegaban nunca al colegio. Esa mañana estaba más lejos que de costumbre y se dio cuenta de que de repente oscurecía y se hizo de noche y cada vez era más de noche y no llegaba nunca a la escuela, empezó a ponerse nerviosa porque en el autobús iba ella sola y de repente se despertó en su cama, había sido un sueño….

Cuando se despertó y desayunó se preparó para ir al colegio, pero esta vez de verdad, y en el autobús se encontró a Mica, Lopito y el caracol Isolino, que decidieron bajarse antes de llegar al colegio para ir a recoger una cosa: el perrito de Lola que estaba en la peluquería canina. Estaba muy guapo pero al salir de la peluquería a Lola se le olvidó ponerle la correa al perro y el perro echó a correr tanto que se les escapo por las calles y fueron a buscarlo.

7 de marzo de 2011. Escuela Infantil Patosuca. Aula 3-4

Mica, Lopito, Isolino y yo vimos como Pancho, mi perro, se escapaba corriendo sin que pudiéramos detenerlo ¿Qué hacemos? A Isolino se le movieron las antenas queriendo decirme que siguiéramos el rastro de olor de Pancho ¿Cómo? Os preguntareis; pues resulta que mi caracol es un gran rastreador, como un sabueso.
Tras un buen rato de rastrear las calles, Isolino se detuvo en el parking de un supermercado. Se desorientó un poco y me indicó, en nuestro lenguaje especial, que estaba oliendo muchos perros y que no sabía por dónde seguir. Entristecida bajé la cabeza y fue entonces cuando pude ver un montón de huellas de perro que salían de una mancha de aceite ¿Serían de Pancho? ¡Veamos a dónde nos llevan! Y las huellas nos condujeron directamente a los cubos de basura del supermercado…pero ¡qué sorpresa! Efectivamente, allí estaba mi Pancho con otros amigos caninos, que se estaban dando un banquete de huesos, morcilla, manzanas, piruletas y otras chuches (que a los perros también les gusta el dulce). Pero lo más sorprendente no era eso, era que junto a ellos había un animal que no era un perro y además lo conocemos todos: Rudolf, el reno de la nariz roja que tira del trineo de Santa Claus.
Nos acercamos al banquete e Isolino (que habla muchos idiomas) le preguntó al reno cómo era posible que estuviera allí como si tal cosa. Y esto es lo que contestó Rudolf, traducido por Isolino para Mica, Lopito y para mí: mientras Papá Noel se colaba por la chimenea de una casa para dejar los regalos en el árbol, Rudolf bajó al suelo a beber agua y cuando quiso emprender el vuelo ya no podía hacerlo. Muy triste, vio como el trineo se iba sin él. ¡Se nos partió el corazón! Y decidimos averiguar por qué motivo, de repente, Rudolf había perdido su magia y su capacidad de volar.

9 de marzo de 2011. Escuela Infantil Dana. La Coruña

A pesar de todos nuestros intentos, no conseguimos averiguar nada, así que decidimos acudir a la máxima autoridad, tanto en Papa Noel como en los Reyes Magos, nuestra profe Amelia, ¡ella lo sabe absolutamente todo!
Amelia no era un profe como las demás, era muy alta con, unos grandes ojos de color verde y una preciosa sonrisa, el color de sus uñas dependía del tiempo, si hacía sol, las llevaba amarillas, si llovía, azules, si nevaba blancas y si el cielo estaba gris de color negro. Cada día venía a clase con un vestido distinto, un vestido mágico, del que nos contaba su historia, nuestro vestido preferido era el de las hojas del otoño, que un amable castaño le ayudó a coser, cuando se calló al lago verde, mientras perseguía al duende Champán, pero …eso es una historia para otro cuento.
Llegar al cole sin que nadie viera a Rudolf, fue una tarea relativamente fácil, Mica iba delante e Isolino, más lento, cubriéndonos las espaldas. Lo realmente difícil fue llegar al despacho de Amelia sin ser vistos, pero con la capa invisible que llevaba Lupito, lo conseguimos.
Amelia, después de escuchar nuestra historia, no dudó en ayudarnos y llamó a Papa Noel, pero su contestador dijo…“Hola estas llamando a Papa y Mama Noel, en estos momentos estamos de vacaciones en DisneyLand, si es algo urgente deja tu mensaje después de oír la señal y nosotros te llamaremos…piiiiiiii “
-Pasamos al plan B, debemos conseguir que Papa Noel piense que ya llegó la Navidad, pero esa tarea es una tarea de equipo- dijo Amelia.
Y así es como los niños y profesores del colegio, ayudados por todo el pueblo pusieron en marcha el plan.
Cubrieron los tejados de las casas con algodón y las calles con prorispan para imitar la nieve. El alcalde mandó adornar las calles con las luces y el árbol de Navidad, los niños del coro cantaban villancicos en la calle, en el cole representaban el portal viviente y hasta en los supermercados vendían turrón y mazapanes.
Mientras tanto en el teléfono de Papa Noel saltó la alarma, sobresaltado regresó de sus vacaciones, cogió el trineo, conectó el Tom Tom y salió como un rayo a descubrir que pasaba. Al llegar no salía de su asombro cuando descubrió que todo un pueblo se había unido para ayudar a Rudolf y les explicó que un reno solo no puede volar, pero con la ayuda de sus compañeros la magia el posible.
Al llegar a casa, descubrí algo asombroso, a Isolino le faltaba el asa de su caparazón, pero estaba tan cansada, que me dormí antes de poder mover mis baquetas y averiguar qué había pasado.

14 de marzo de 2011. Alumnos de 3ºA. Colegio I SEK-Atlántico (Pontevedra)

Al despertarme por la mañana vi que la almohada de Isolino estaba empapada. ¡Se había pasado la noche llorando pensando en su asa! ¡sin ella no podía viajar y vivir aventuras! Entonces le dije que se quedara tranquilo en la habitación y llamé a Lopito y a Pancho para empezar la búsqueda.
Cogimos mi triciclo y recorrimos todos los lugares por los que habíamos pasado el día anterior. No encontramos nada, estábamos desesperados. Yo empecé a llorar y metí las manos en el bolsillo para coger un pañuelo y… lo que saqué no fue un pañuelo, ¡fue el asa del caparazón de Isolino! Empezamos a dar botes de alegría, cogimos el triciclo y nos fuimos corriendo para devolvérsela a Isolino, pero por el camino nos encontramos a Mica con los pelos de punta. Le preguntamos qué le había pasado, parecía una loca o una bruja, y nos dijo que sus padres se habían equivocado en la fórmula del agua amarilla y que al meterse en el agua se le había puesto así el pelo y lo malo era que cuando salió de la piscina el pelo seguía así, no volvía a su estado normal. Le dije que viniera con nosotros junto Isolino, que seguro que se le ocurría alguna idea genial de esas de caracoles con antenas que hablan.
Cuando llegamos Isolino se puso contentísimo, se colocó el asa y empezó a pensar cómo resolver el problema. Entonces dijo moviendo rápidamente sus antenas,
-¿Y si vamos a junto la peluquería mágica que hay en el bosque de Lopito?
Lopito dijo que sí, que seguro que a la seta de gominola, Manuelita, que era la peluquera del bosque de chuches, se le ocurría algo para arreglarlo.
Cogimos de nuevo el triciclo y metí en una mochila a Lopito y a Isolino. Mica cogió mi bici y metió en el cesto a Pancho y raudas y veloces nos dirigimos al bosque mágico.
Llegamos a la peluquería, las paredes eran de chuches y los secadores de regaliz. Manuelita miró atentamente a Mica, cogió un bote, que parecía de laca y se lo echó en la cabeza… pero no era laca, ¡era chocolate con nata! Luego le lavó el pelo con un refresco de naranja y le echó unos polvillos de pica-pica. Cuando Mica salió del secador de regaliz vimos que el pelo ya era de nuevo de su color habitual.
Cogimos nuestros “vehículos” y volvimos a casa, donde merendamos un rico chocolate con churros.

16 de marzo de 2001. Alumnos de 3ºB. Colegio I SEK-Atlántico (Pontevedra)

Después de dormir toda la noche como angelitos, nos despertamos sobresaltados al oír un tremendo ruído. Era nuestro vecino, el señor Jackson que estaba taladrando una piedra en el jardín. Isolino y yo nos asomamos por la ventana y le preguntamos qué estaba haciendo. Él nos dijo que estaba haciendo una trampa, porque había visto a un extraño animal comiéndose sus verduras. Nosotros bajamos a inspeccionar el huerto del señor Jackson, para ver si localizábamos al animal antes de que cayera en la trampa y se hiciese daño. Buscamos y buscamos, encontramos unas pequeñas huellas entre las lechugas y las acelgas y las seguimos. De repente vimos a un pequeño topo, de color morado, que se estaba zampando tranquilamente las fresas de nuestro vecino. Isolino le preguntó, (recordad que hablaba muchos idiomas a través de sus antenas) qué hacía en el jardín y le dijo que respetara lo que habían plantado los humanos, porque podía meterse en problemas, comentándole la trampa que había preparado nuestro vecino. El topo se sorprendió y dijo que lo sentía, que él pensaba que todo lo que se cultivaba se podía comer. Nosotros decidimos invitarlo a vivir en nuestro jardín, con la condición de que no se comiese lo que mamá y papá plantaban y que no hiciese agujeros en la tierra. Él aceptó encantado y se vino con nosotros. De repente, me acordé de que no nos habíamos presentado, le dijimos nuestros nombres y él nos contestó que se llamaba Topoloco. Sus hermanos le habían puesto ese nombre porque cada vez que comía algo cambiaba de color y los pelos se le ponían de punta.
Cuando llegamos al jardín le hicimos una casita con palos de helado, piedras y para adornar pusimos figuritas de esas que vienen dentro de los huevos de chocolate. Para dormir le hicimos una cama con flores, hojas y un pañuelo rojo que encontramos en el cajón de mi mesita de noche.
Por la tarde llego Mica, que traía a mi perro Pancho, que había pasado el fin de semana en su casa. La pandilla era cada vez más grande, seguro que así viviríamos más aventuras y que éstas serían todavía más emocionantes. ¡El verano era cada vez más divertido, que guay es tener tantos amigos!

21 de marzo de 2011. Escuela infantil La Cabaña del Sarantontón . Aula Ballenas y Ranitas. 3 años

Pirindola e Isolino se levantaron por la mañana y ¡sorpresa! Toda la habitación estaba llena de regalos, globos, caramelos y casi no podían caminar. Un poco asustados gritaron: ¡Mamá!
Antes de que su madre llegara una voz que provenía de una caja dijo: ¡no por favor no llames a mamá! Localizaron la caja, tiraron del lazo violeta y apareció una criatura con un traje rojo lleno de lunares, unos pantalones azules y grandes ojos al tiempo que Lola Pirindola lo cogía con sus manos , la criatura movía dos alas blancas que tenía en su parte posterior. Isolino preguntó: ¿Quién eres?¿Cómo has llegado hasta aquí? ¿De dónde ha salido todo esto?
Se los explicaré todo pero por favor no dejen que entre nadie. Mi nombre es Sarantontón y vengo de un planeta muy lejano llamado Ilusiones, hemos tenido un problema porque todos estos regalos teníamos que entregarlos en un pueblo de mi país llamado Colorín donde se celebraba una fiesta en honor de su nueva princesa Guayarmina, el globo en el que lo transportábamos fue alcanzado por una tormenta y perdimos el control, ha caído aquí y ahora estoy triste necesito ayuda y sólo dispongo de un reloj que puede parar el tiempo. ¿Qué voy a hacer? Se van a enfadar en mi planeta si no llego a tiempo para la fiesta. Lola Pirindola habló con Isolino y llegaron a la conclusión de que debía ayudar a Sarantontón , nadie se daría cuenta pues Sarantontón pararía el tiempo, se puso muy contento de que pudieran ayudarlo, tienen que preparar la maleta y muy importante debemos buscar un gato que nos acompañe porque nadie puede entrar en Colorín sin un gato.
Lola y Isolino se miraron y le dijeron no hay problema tendremos que ir ésta noche a buscar a Chorizo, ¿Chorizo? Bueno se llama cenizo porque es del color de la ceniza y nació junto a una chimenea lo que pasa es que Lola Pirindola cuando era pequeña confundía cenizo con chorizo, es el gato de nuestro vecino el señor Jackson. Que bien, está resuelto contestó Sarantontón, Lola e Isolino pusieron cara extraña ¿Qué pasa? Lola respondió: Hay un problema es el único gato que conocemos que le tiene miedo a las alturas así que tendremos que pensar en un plan para subirlo al globo. Bueno se me ocurrirá algo mientras buscamos unos parches de tela y arreglamos el globo apareció en el jardín Topoloco, le contamos lo sucedido y decidió ayudarnos e ir con nosotros en el globo para ayudarnos. Todos salimos al jardín mientras Sarantontón paraba el tiempo con su reloj, comenzaron a arreglar el globo con parches de colores para poder subir todos los regalos y caramelos cuando el Sarantontón sonriendo dijo: ¡Tengo una idea estupenda para que Chorizo se suba al globo, lo llamaremos y…

23 de marzo CEIP Miguel Artigas – 2ºB

de repente, sin dejarlo terminar, Lola Pirindola pegó un enorme salto, uno de esos saltos que solo ella sabe dar cuando le invitan a chocolate con churros, y cerrando sus ojos, esos ojos que parecen grandes galletas de chocolate blanco, grito: ¡ Ya tengo la solución!, ya sé qué podemos hacer para que Cenizo, venga con nosotros…
Isolino y Sarantonton se quedaron con la boca abierta, nunca habían visto a nadie saltar con tanta fuerza, fijaos si saltó que sus coletas mal peinadas rozaron el arco iris, concretamente, el color amarillo y por un momento el arco iris cambio de color, y es justo en ese momento en el que todos los colores cambiaron su color, cuando apareció Cenizo, ya no hacia falta ir a buscarlo.
Cenizo, se quedó, sin saber qué decir ni qué maullar; cuando Lola abrió sus grandes ojos y se colocó un poquito sus locuelas coletas, explicó su maravillosa idea:

– ¿Verdad Cenizo que tienes miedo a las alturas?
Cenizo, con cara extrañada, y tartamudeando, dijo:
– Sí, sí, sí.

Cenizo, no entendía nada, no entendía por qué le preguntaban eso, y además no conocía a ese nuevo amigo…Una vez que le explicaron el gran problema que tenían, Cenizo, a pesar de seguir con su cara extrañada y con las orejas puntiagudas, quiso ayudarles pero no quería volar bajo ningún concepto. Y es en este preciso momento, cuando Lola nos sorprendió a todos con una idea genial.

– Mira Cenizo, en estos días he estado en Valencia, viendo fallas, ya sabes que le tengo mucho miedo a los petardos y al ruido, pero mi mamá me ha ayudado mucho para no tener miedo, ¿sabes cómo? Pues, mi mamá, me dijo que cada vez que viera y oyera esos fantásticos castillos de fuegos artificiales o los fabulosos pasacalles llenos de petardos, pensara en algo que me gustara mucho, y yo le hice caso; así que cada vez que oía un petardo o el día de la mascletá, pensé en lo que más me gusta: si, si, lo habéis adivinado, en chocolate con churros y en dibujar ardillas en bikini…Gracias a mi mamá, perdí el miedo al ruido y los petardos, y pase unos días en Valencia, llenos de diversión y de muchos colores.

Antes de que Lola, terminara de hablar, Cenizo maúllo en voz alta, diciendo:

-Pero a mi no me gusta el chocolate y además las ardillas en bikini tampoco me gustan…” Isolino, movió su cabeza dándole la razón.

-Tranquilo, Cenizo, dijo Lola, yo tengo la solución a tu miedo, y aunque me gustaría darte chocolate con churros, tengo otra idea: hasta que lleguemos a Ilusiones, el planeta donde vive Sarantonton y mientras vayamos en el globo, tu tendrás que solucionar un complejo problema, una especie de acertijo con unos dibujos que he hecho, así estarás pensando en resolver el problema y se te pasara el miedo sin darte cuenta.
Todos se miraron muy ilusionados, pensando que habían resuelto el problema y se pusieron en viaje, tan pronto como Lola terminó el dibujo: Aquí tienes el dibujo- le dijo Lola a Cenizo- en cuanto lo soluciones, llegaremos a Ilusiones”. Con el acertijo en la mano, comenzaron el viaje, y cuando estaban a punto de llegar, Cenizo dijo:

– ¡Ya lo tengo, la solución es…

28 de marzo de 2011. CEIP Guillermo Fatás. Clase de 6ºB. Zaragoza

La pandilla llegó a Colorín y allí fueron recibidos por la princesa
Guayarmina. Ella se alegró mucho al verles, ya que así celebrarían la
fiesta.
Entonces nuestro grupo de amigos aventureros descubrió que en ese
planeta no había nada de agua. ¿Cómo podía ser que existieran planetas tan diferentes?, se preguntaban.
Así que, decidieron explorar el país para ver si había agua por algún
sitio. No eran conscientes de la cantidad de aventuras que les esperaban.
Comenzaron oyendo un ruido muy grande y al alzar los ojos descubrieron algo parecido a una erupción de lava frente a sus ojos. Tuvieron que tapar el pelo de Mica, para evitar que el calor cambiara su color.
Cenizo e Isolino no podían dejar de mirar, pese a lo peligroso de la
situación.
Se quedaron mucho más tranquilos en el momento en el que Lola
descubrió que aquello que parecía lava no era más que una espuma roja que salía de los sprays de los que habían ido a la fiesta de regalos y que estaban cantando el himno del país.
-“Colorín, mi país…” “tirin, tiran, tirin”- cantaban todos los
habitantes, como si hubieran descubierto un pozo con agua transparente y fría.
– Pero… ¿os dais cuenta de lo que hay allí?- gritó Cenizo.
Era un pozo de agua que de repente fue absorbido por un extrañísimo
pájaro alargado y rojo. Nuestra pandilla de amigos y la princesa
Guayarmina siguieron al pájaro hasta un cruce de dos caminos en el que tuvieron que decidir por cuál seguir. Eligieron el de la derecha y
allí se encontraron con la tribu de los Colorindos, que estaban custodiando una mina de oro, dijeron éstos en su extraña lengua
(entendida por Isolino, nuestro intérprete) que había ido hacia la
colina. Antes de llegar allí se encontraron con una rata mutante que
trató de raptar a Cenizo e Isolino pero acabaron llegando sanos y
salvos.
Allí, cansados y sedientos, encontraron un manantial de aguas
cristalinas y sobre él, el pájaro que se disponía a depositar el agua
robada en el pozo de Colorín.
Intentaron beber del agua pero de allí salió una piraña que les dijo:
“¡No podéis beber de esta agua ya que es sólo nuestra!”
No aguantarían más de veinte minutos sin beber…

30 de marzo de 2011. El Mon de Lili. Albal, Valencia. Aulas Naranja y Verde. 2 y 3 años.

– No podéis beber de esta agua ya que es sólo nuestra -les comunicó la Piraña Migraña.

No aguantarían más de veinte minutos sin beber, así que caminaron hasta llegar a un valle lleno de ovejas, es curioso porque las había más jóvenes y las había más viejas. También pudieron ver gallinas, unas mas bordes y otras más finas incluso habían dinosaurios unos más pequeños y otros más largos.
Así que nuestros amigos descansaron, tomaron aire y muertos de sed se pusieron a pensar de qué modo convencer a la piraña.
-¡Ya lo sé! -Soltó cenizo con una sonrisa tan grande como cuando el señor Jackson le ofrece una de sus comidas favoritas, la fabada asturiana.
-¿Que por qué? Os preguntáis, pues porque a cenizo le encantan todo tipo de tradiciones culturales, desde las canciones aragonesas, pasando por los juegos y las pesas hasta los cuentos de pan y pimiento y de cuchillo al revés.
-¿Nos cuentas tu idea de una vez? Dijeron a coro toda la pandilla a excepción de Lola que estaba mirando a un perro que se mordía la cola.
-Si, si que me voy del tema -contestó cenizo- ¡Un concurso de rimas!
-¿Un concurso de Rimas? -Contestaron todos.
-Sí un concurso de rimas como cuando jugamos aquella vez con vuestras primas.

Que maravillosa idea, seguro que la piraña Migraña no está muy puesta en lo que a juegos del lenguaje se refiere. Cogieron sus bártulos y dieron media vuelta para regresar al manantial. No debían perder tiempo, pues ya llevaban unos 15 minutos sin una gota de agua que llevarse a la boca y no aguantarían mucho más.
De modo que llegaron al manantial, y llamaron a la piraña: ¡Piraña Migraña que te pescamos con una caña! ¡Piraña Migraña sal que a nosotros no nos engañas! Pero ni rastro de la piraña.
De repente un animal gigante de color amarillo emergió del agua. Es… es… es Bob esponja! ¡No! Fijaos bien, es la piraña migraña disfrazada de Bob esponja, con un enfado de tres pares de narices porque en el manantial estaban celebrando el carnaval.
-¿Otra vez vosotros? ¿qué es lo que queréis? -Preguntó la Piraña.
-Venimos a proponerte un juego. -Respondió Cenizo.
-¿Qué clase de juego? -Replicó la Piraña.
-Un concurso de rimas; si ganamos nos dejas beber de tu agua, estamos sedientos, nuestro amigo Isolino se está secando y ya no puede dejar rastro en el camino.
-Mejor os propongo yo el siguiente trato: Podéis beber de nuestra agua si a cambio os comprometéis a recuperar mi diente perdido en el manantial. Me chiflan las chuches y no me los lavo muy a menudo. ¿Hay trato?
-No te digo sí, ni te digo no solo te digo…

4 de abril de 2011. Lola Pirindola.

…que haremos todo lo posible por encontrarlo.
Isolino y Lola pensaron y pensaron hasta que les empezó a salir humo por la cabeza y entonces a Lola se le ocurrió una idea.
– ¿Quién puede saber dónde está el diente de Migraña? ¿Quién es el más sabio entre los sabios en materia de dientes?
Isolino movió las antenas muy deprisa.
– ¡Eso es ,Isolino, Pérez! Si alguien se ha llevado el diente de Migraña, ¡ése es el Ratón Pérez!

Cenizo se quedó con Migraña a hacerle compañía. La piraña estaba muy sola. Todo el mundo huía muerta de miedo cuando la veía y no tenía casi amigos. Cenizo y el pez acabaron haciendo buenas migas y Migraña no podía salir del agua, así que decidieron esperar a que Lola e Isolino regresaran.

A la piraña se la ablandó el corazón y les dejó llevarse una cantimplora con agua fresquita (así que, no os preocupéis, nuestros amigos no morirán de sed).

Lola e Isolino marcharon en busca de la caja de galletas en la que vive el Ratón Pérez.
Como ya sabréis, el Ratoncito Pérez, Emilio Pérez, vive en una caja de galletas debajo de una conocida pastelería en en centro de Madrid. El viaje iba a ser muy largo así que decidieron esta vez coger el tren. Como ahora va tan rápido, en dos horitas se plantaban en pleno Madrid.

6 de abril de 2011. Minimon Animación infantil Álfas del Pi con los grupos de La Bruja Jacinta y el Mago Pirulero del cole de El Racó del Albir ( 4 y 5 años)

El tren iba muy deprisa, cuando de repente, pasó por un túnel larguísimo en el que solo se veían luces azules y lilas, el vagon, también era azul, pero era un vagón muy especial porque era muy blandito, como si fuera de peluche, y menos mal, porque, al salir del túnel, el tren dió un frenazo que hizo que lola, se diera un coscorrón, porque no llevaba bien abrochado el cinturón.
Bajaron de ese extraño tren y resulta que ya se había hecho de noche, así que buscaron un lugar donde dormir:
-¡Mira Isolino! -dijo Lola señalando una puerta de piedra que había en una gran roca.
A Isolino, le daba miedo entrar allí, pero como Lola es muy atrevida, empujó la puerta y entraron.
-Este será un buen sitio donde descansar.
Pero de repente, apareció un pequeño hombrecito vestido de blanco y con unos extraños patines con forma de cohete, que les preguntó:
-¿Qué hacéis en mi cueva?
Ellos le explicaron la historia y le preguntaron si sabía donde vivía el Ratón Pérez.
-No lo sé, pero si queréis os acompaño a buscarlo.
Y, sin dormir ni un poquito salieron en busca de esa famosa pastelería, agarrados a aquel pequeño hombrecillo que se llamaba Paulibiri y volaba con sus patines-cohete, simplemente chasqueando sus deditos.
-PAS-TE-LE-Rí-A- Leyó Lola en un cartel.
Y pararon de repente, al entrar se encontraron con un pastelero muy elegante al que le preguntaron:
-¿És ésta la pastelería bajo la que vive el Ratón Pérez?
-Pues lo siento pero no, de todas maneras, si queréis podéis desayunar uno de mis deliciosos bollos de nata.
Eso hicieron, y después se quedaron dormidos sobre la mesa.
Al despertar, estaban rodeados de unos extraños vampiros, que se alimentaban de chocolate. Al principio se asustaron un poco, y después les preguntaron si sabían donde vivía el Ratón Pérez.
-No, no lo sabemos, pero si queréis, os acompañamos y así le preguntamos si tiene unos colmillos de chocovampiro para nosotros.
Y eso hicieron, se agarraron todos a Paulibiri, y salieron volando en busca de la Pastelería.

Después de mucho buscar, y vivir muchas aventuras: montañas rusas, volcanes de batido de plátano, conocer al Gigante rojo… encontraron la pastelería.
Entraron y allí, el Pastelero les guió por una escalerita que bajaba hasta una puertecita , la abrieron y encontraron la caja de galletas en la que estaba trabajando muy duro el Ratón Pérez.

11 de abril de 2011. Minimón Animación Infantil. Benidorm.

Se pusieron como locos,, ¡lo habían encontrado! allí estaba el mismisimo Ratoncito Perez. Después de dar saltos de alegría, le preguntaron por el colmillo de Migraña, y le dijeron lo triste que estaba ese peculiar pez.
entonces Perez, les explicó, que el colmillo de la piraña, ya lo había pulido y se lo había regalado a su amiga Luna en forma de perla, para que nunca deje de brillar, ya que a nadie le gustaría vivir en un mundo sin Luna.
También les dijo que no debía preocuparse, ya que el colmillo era de leche y le saldrá otro nuevo.
Lola y sus acompañantes se alegraron, pero…..Isolino tenía miedo de decírselo a Migraña por si se enfadaba, así que le pidieron a Perez si le acompañaban al país de Colorín.
-¡Por supuesto! ¿pero como iremos? está muy lejos y yo tengo que estar de vuelta esta noche para seguir repartiendo monedas a todos los niños a los que se les cae un diente!

Paulibiri,(aquel pequeño hombrecito de los patines voladores) dijo:
-En la estación de Tren que hay al lado de mi cueva, se donde hay un tren muy especial, el más rápido del mundo mundial: ¡El tren cohete!

Y… eso hicieron, montaron todos en aquella super máquina de la velocidad y llegaron al planeta Ilusiones, al país de Colorín, en un santiamén.
En cuanto encontraron a Migraña, le contaron entre todos, la maravillosa historia de cómo el Ratón Perez pulía los dientes de leche para regalarselos a la Luna en forma de Perla, y como el Sol, se lo agradece dándole monedas de oro que crea con sus rayos de luz los días de mucho calor!!
-Además- dijo el Ratón Perez a Migraña la piraña- no debes preocuparte porque dentro de poco te saldrá otro diente, mas fuerte y duro.
-Si!! que bien- contestó el pez mellado!
-Pero ese, si que debes cuidarlo y cepillarlo bien cada vez que comas chuches, y también antes de acostarte, ya que si se te cae, no te saldrán más.
-Os lo prometo! dijo la piraña.
Como agradecimiento, Migraña les dejó beber de su agua, pero además invitó a Lola y a sus acompañantes a la fiesta de carnaval de la fuente, pero primero debían acompañar a Perez otra vez al tren cohete, para volver a Madrid,y con él volvería Paulibiri al que había nombrado su ayudante, ya que tenía mucho trabajo .
Cuando el tren estaba a punto de salir despedido, el raton puso un sonrisa mirando a la piraña y le dijo:
-Acuérdate de mirar mañana debajo de tu almohada.

13 de abril de 2011. La Nenuc de les 3 Bessones. Clase de los Pollets y Conillets de 2 y 3 años.

Fue un día muy duro, así que a Lola, Isolino y Paulibiri no les costó mucho conciliar el sueño.
Mañana será otro día… pensaron. Pero… ¿y Migraña? Migraña no podía dormir, no dejaba de pensar en dónde le dejaría la sorpresa el Ratoncito Pérez.
-Pero, si yo no duermo con almohada, ¿sabrá donde duermo? ¿Dónde dejará mi regalito? Y es que , los peces y las pirañas no dormimos en ninguna cama, dormimos en el agua…
Finalmente el agotamiento pudo con Migraña y cayó rendido de sueño.
Al día siguiente Lola fue la primera en despertarse e intrigada fue a despertar a Migraña, que dormía plácidamente, para ver lo que le había traído el Ratoncito Pérez. Pobre Migraña, con lo que le había costado dormir la noche anterior…
-Migrañaaaaaaaaa…. Buenos díaaaaaaaass…. Hay que levantarseee….
Migraña, medio dormido le dijo:
-Pero si aún no es hora, es muy pronto.
-Venga migraña, vamos a buscar tu sorpresita. A ver qué te ha traído el Ratoncito Pérez. -dijo Lola.
De tanto que gritó Lola, Paulibilri también se despertó de un salto. A Isolino, que le gusta mucho dormir, lo dejaron durmiendo, ya que después de tanto viaje estaba realmente cansado. ¡No sabéis lo duro que es viajar con una casa a cuestas!
Todos se pusieron a buscar ese “no se sabe qué” por todos los rincones, entre algas, por la rocas, debajo de las piedras… ¡Nada! No habia manera. No encontraron nada.
Finalmente Lola pensó en despertar a su amigo el caracol para que les ayudara. Isolino es un buen rastreador y seguro que él tiene más suerte y sí lo encuentra.
-¡Buenos días Isoliiiinooooooooo! -gritaron entre todos.
Isolino levantó las antenas y rápidamente se puso en pie, la verdad es que tiene buen despertar.
-¿Qué pasa chicos? ¿Qué queréis? – dio a entender el caracol con el movimiento de sus antenas.
Lola le explicó que no encontraban la sorpresita de Migraña e Isolino puso en marcha sus antenas y buscó por su alrededor. Miró por aquí, miró por allá, hasta que sus antenas señalaron una gran concha.
– Allí está seguro, sus antenas nunca fallan -dijo Lola.
Se acercaron a la concha y Paulibiri al ver que estaba cerrada empezó a golpearla con la mano para abrirla. La concha no se abrió.
-¡No! no la golpees que así no se consiguen las cosas, se tiene que hacer con suavidad, pidiendo las cosas por favor y con palabras bonitas si no, no conseguirás nada. A todos nos gusta que nos traten bien, ¿a que sí?
Entonces Paulibiri dijo:
-Concha, conchita, ¿puedes abrir la boquita, por favor?
Y la concha se abrió poco a poco mientras todos boquiabiertos observaban con mucha atención
Y ¡Tachaaaannnn! ¿Que había dentro? Un saco.
-¿Un saco? ¿Para que me han dejado un saco? ¿Qué habrá dentro? -dijo extrañado Migraña.
-¡Ábrelo, a ver que hay dentro! -dijeron todos intrigados.
Dentro del saco encontraron una nota y unos polvos mágicos rojos y azules con estrellitas doradas.
En la nota decía: “Migraña, veo que ya has encontrado tu sorpresa, estos son unos polvos mágicos, unos polvos quitamiedos, para que cuando tengas miedo o alguien tenga miedo, se los tires por encima, de esta manera ¡los miedos desaparecerán para siempre! Firmado: Ratoncito Pérez”
-¡Qué regalo más bueno! Así podré ayudar a que mis amigos no tengan miedo. Podré ayudar a Cenizo y su miedo a las alturas, a Lola y su miedo a los petardos (que aunque su madre ya le había ayudado a no tener miedo pensando en cosas que le gustan, seguro que los polvos quitamiedos, no están de más).
Migraña se guardó el saquito en su mochila y dijo:
-Seguro que en algún momento los necesitaré para ayudar a alguien con sus miedos.
Una vez guardado el saquito con los polvos quitamiedos, se fueron todos a desayunar unos buenos churros con chocolate. ¡Uhmmm! ¡Cómo les gustan los churros con chocolate caliente!
Cuando Lola estaba dispuesta a sacar los botones para pagar (aquí se paga con botones, no con dinero), sacó también un papel, ¡era la invitación de la fiesta de carnaval! Con todo lo del diente y del Ratoncito Pérez se les había olvidado.
-Rápido, hemos de preparar nuestros disfraces. -dijo Lola.

En la invitación había unas instrucciones que todos tenían que seguir. La invitación decía:

2 de mayo de 2011. Los Alijares de Robledillo de Trujillo.

¡A la fiesta vendrás y disfrazado de personaje de cuento te vestirás”
– ¡Qué nervios! No sé de qué puedo vestirme.-dijo Lola Pirindola.
– Pues yo lo tengo claro -comentó Isolino- me disfrazaré de Pinocho. Me pondré una gran nariz de plastilina. Voy a estar guapísimo.
– Ayúdame Isolino ¿qué disfraz me pongo? -le preguntó Lola Pirindola.
– ¿Por qué no te disfrazas de Caperucita Roja? -le sugirió Isolino.
– ¡Es muy buena idea! -exclamó Migraña- Yo ya tengo mi disfraz de Bob Esponja en el Manantial. Venga, rápido, que ya debe estar todo el mundo en la fiesta.

Por fin, Isolino, Lola y Migraña llegaron al Manantial y ya habían llegado muchos personajes de cuento: Cenicienta, Blancanieves y sus siete enanitos, Hansel y Gretel, Bestia sin su Bella, Cruela de Vil,…

Comieron patatas fritas, helados y caramelos. Jugaron a La Gallinita Ciega, al Juego de la Silla, a la Zapatilla por detrás y cuando estaban bailando la canción “La gallina Turuleca” llamaron a la puerta.

– ¿Quién es? -preguntó Migraña.
– Soy el lobo feroz y vengo a a Caperucita Roja -respondió un vozarrón.
– Ja,ja, venga, déjate de bromas. Dinos quién eres -gritó Isolino.
– Que soy el lobo feroz y quiero que abráis ahora mismo la puerta, y si no, me colaré por la chimenea.
– Ése es el lobo de los tres cerditos y no el de Caperucita Roja. -Rió Pulpo, un amigo de Migraña.

Lola Pirindola estaba bastante asustada, la voz no parecía hablar en broma. Por si acaso se metió debajo de la mesa del salón.

Por fin Migraña abrió la puerta. Menos mal, porque el lobo feroz estaba a punto de tirarla al suelo.

– He salido del cuento de Caperucita Roja pues los niños y niñas de Robledillo de Trujillo comenzaron a leerlo y ella no aparecía por ningún lado. Cuando iba paseando por el bosque, no me he encontrado con Caperucita y mira que siempre que ella va a llevar la comida a su abuelita enferma, me la encuentro y yo la engaño diciéndole que vaya por el camino más corto, que en realidad es el más largo. Pero, hoy, nada de nada. La he llamado a voces, a ver si me respondía hasta que ha salido Jito, su amigo el conejo y me ha dicho que estaba en una fiesta de Carnaval. Así que vengo a por ella y llevármela al bosque.

Lola Pirindola quería salir de debajo de la mesa y explicarle al lobo que ella no era Caperucita, que sólo era un disfraz pero notaba que el lobo estaba demasiado alterado y no atendería a sus palabras.
¿Qué hacía? Tenía mucho miedo cuando de repente…

4 de mayo de 2011. Los Alijares de Ibahernardo 4º E.P.

apareció el Príncipe de la Bella Durmiente, que también estaba en la fiesta y con unos cuantos toques de espada espantó al lobo, que huyó despaborido.
-¡Uff, menos mal! ¡Qué miedo hemos pasado! -Dijeron a la vez, Lola Pirindola, Migraña e Isolino.
-Tranquilos, no ha sido nada… Llevo mucho tiempo practicando con la espada, además tengo mucho tiempo libre mientras no despierta mi querida Bella Durmiente. -Se rió El Príncipe.
Mientras el Príncipe estaba hablando, Lola le miraba toda embelesada, como si le estuvieran saliendo corazones y pajarillos de las orejas. Isolino y Migraña se dieron cuenta del detalle y les entró un ataque de risa.
– Ja, ja, ja, ¿estamos en primavera, no? Debe ser eso, que la sangre altera -dijo Isolino.
-Tienes razón, Isolino, va a ser difícil irnos de la fiesta con esta muchacha -contestó Migraña.
A su lado estaban el Príncipe y Lola hablando del tiempo atmosférico, de lo duro que era ser personaje de cuento, de que había ido a clases de equitación en Robledillo, porque había muy buenos caballos, etc. Y así, charlando animadamente, pasaron los minutos, las horas… hasta que se hizo tardísimo.
Isolino llegó hasta donde estaba la parejita y dijo:
-Bueno, chicos, ya hemos conocido a todos los invitados a la fiesta, hemos hablado con Cruela de Vil, con los 3 cerditos, hasta con Bestia y creo que ha llegado la hora de despedirnos e irnos a casa.
– Sí, venga, que ya es hora. -Añadió Migraña.
Pero, aún tenía que pasar algo…
9 de mayo de 2011. Los Alijares de Ibahernardo 5º y 6º E.P.
En la fiesta estaba la Bruja Piruja. Nadie se había dado cuenta, todos creyeron que era alguna amiga disfrazada de Migraña. Al ver los corazones que salían entre el príncipe y Lola Pirindola, la Bruja los convirtió en murciélagos y truenos y apagó las luces. El amor que surgió entre los dos le dio rabia pues ningún chico se había enamorado nunca de ella. La gente en la fiesta comenzó a correr asustada hacia todos los lados y, con tanto jaleo, Piruja aprovechó para convertir a Lola Pirindola en un sapo pegajoso y feo, lo encerró en una jaula y mandó a su cuervo que la llevara muy lejos. Además, hizo una copia de la imagen de Lola disfrazada de Caperucita Roja para engañar al príncipe y que se enamorara de ella.
Todo volvió a la normalidad pero Isolino gritó:
-¡Lola! ¿dónde estás?
-Estoy aquí, no te preocupes pequeño caracolito.-dijo la Bruja Piruja vestida de la imagen de Lola Pirindola.

Isolino notó algo raro en sus palabras. Lola nunca le había llamado pequeño caracolito.

La Bruja Piruja se acercó al príncipe y siguieron hablando (aunque en realidad la bruja no había hablado nunca con él):
-Entonces, ¿has montado muchas veces a caballo?
-¿A caballo? Yo en lo único que he montado ha sido en escoba.
-¿Cómo? Pero si antes me dijiste que te gustaban los caballos.
-¿A mí? ¡Qué dices! A mí lo que me gustan son los gatos negros, los cuervos, los murciélagos…
-Bueno, pues yo ya me iba… -dijo el príncipe preocupado.
-Ni hablar, tú te quedas aquí. -dijo Piruja.
-¡Qué modales tiene! -pensó el príncipe.

De repente, Isolino y Migraña que estaban escuchando dijeron a la vez:
-¡Ésta no es nuestra Lola!
-Claro que no, ¡estúpidos! Soy la Bruja Piruja, jaja!! He copiado la imagen de vuestra amiga para “ligarme” al príncipe. -Dijo Bruja Piruja y comenzó a volar en su escoba. Lola es ahora un sapo y la he mandado bien lejos. Pero no os preocupéis por ella, se lo está pasando bien en otra fiesta. Aquí tenéis una foto, a ver si adivináis donde está.

16 de mayo de 2011. Colegio San Agustín de Ceuta

Saltando por los tejados apareció un pequeño mono y tras él un joven con un atuendo algo extraño, sin parar de correr nos dijo que lo siguiéramos. Piraña que se conoce todos los cuentos del mundo mundial nos dijo que era Aladín, y corrimos tras él. “Este caracol mío raramente tiene sed, pero hoy no para de pedir agua”.- pensé, y es que Isolino ya apenas podía caminar, los dos miraron al cielo, a ambos lados y se dieron cuenta de que estaban solos. Tanto corrían nuestros nuevos amigos que los hemos perdido de vista- me dije. Hacía un sol de justicia. A lo lejos vieron dos palmeras que regalaban una sombrita muy apetecible y poniendo todas sus fuerzas, que ya empezaban a flaquear, mi señor Calavera subió hasta mi mochila y con sus antenitas me acarició la oreja izquierda, que por cierto nunca llevo pendiente en ella por que a Isolino le encanta tocarla. Me acarició con la intención de dirigirme lo antes posible hacia esas dos palmeras que bajo ese sol parecían un resort de paraíso.

Al llegar a ellas nos dejamos caer y nos tumbamos. Mi caracol se metió dentro de su caparazón a ver si así recibía más fresco. Yo permanecí con los ojos abiertos y de repente la sombra de las dos palmeras parecía agrandarse. Me incorporé de un sobresalto y no podía dar crédito a lo que estaba viendo: ese animal tan extraño con una joroba enorme y con cara de bueno, creo que se llama dromedario o ¿era camello? bueno cuando mi caracolito se despierte le preguntaré. La cuestión era que me miraba fijamente con unas enormes pestañas y así permanecimos durante unos segundos que a mí, personalmente, me parecieron una eternidad. No acertaba a sacudir arena para conseguir despertar a Isolino, por que quizás él, al ser un animal, podría comunicarse con este nuevo personaje. Al fin mi gran amigo salió de su pequeño letargo. Con una sonrisa enorme sacudió sus antenitas y se acercó a él sin el menor signo de miedo por su parte. Yo no entendía nada pero, como siempre hago cuando él toma una decisión precipitada, le seguí hasta la cima de la montaña en el lomo del dromedario. Nos llevo hasta una piscina natural en medio del desierto, “un oasis” le llaman los lugareños y a mi me pareció un lugar muy hermoso y más aún refrescanteeeee! Durante un rato Isolino y yo estuvimos chapoteando como hipopótamos y bebimos toda el agua que nos apeteció. Cuando salimos de nuestro baño nos llevamos una sorpresa mayor: ¡estábamos rodeados de pirámides! Nos adentramos en una de ellas y encontramos un sarcófago y un cofre, que abrimos y encontramos algo que llamó mi atención, era una lámpara maravillosa. Esta vez antes de que Isolino eligiera qué hacer con nuestro destino, ni corta ni perezosa la cogí. La sostuve en mi mano durante unos segundos, no sabía si frotarla tal y como había leído en algún libro o dejar las cosas como estaban, pero miré al caracolillo y algo en sus antenas me hizo sentir que lo correcto sería frotarla; por supuesto eso hice y de repente el cielo se volvió polvo, un polvo de color morado que olía a dulce de arándanos. Oímos una voz que nos daba las gracias por sacarlo y no sabíamos de dónde venía y desde lo alto de una palmera un ser de color extraño con aspecto humano nos anunciaba que podría concedernos un deseo a cada uno, y mi caracol que es tan rápido respondiendo hizo saber que su deseo era que el camello viniera con nosotros para siempre y yo dije que no soportaba tan alta temperatura así que pedí salir de allí. Me respondió que iríamos dónde quisiéramos con sólo cerrar los ojos, y eso hicimos, cerramos nuestros ojos.

18 de mayo de 2011. SEK Alborán 3º Infantil

-¿Qué buena oportunidad! Podré solucionar todos mis problemas! Porque esto de ser sapo y perderme los encantos de mi príncipe no me gusta nada.
Menos mal que no estaba sola y que justo antes del hechizo Isolino se metió en uno de los lunares de su traje.
Cuando Lola llevaba un rato en la Feria de Sevilla empezó a echar de menos a todos los amigos y entonces recordó que cerrando los ojos podría aparecer en el lugar que quisiera; Mica le había hablado de un bosque maravilloso donde los troncos de los árboles eran de chocolate y las hojas de maravillosos y diferentes sabores; recordó también que no estaba muy lejos de allí, y que en él habitaba un DUENDE muy bueno que era amigo de todos los niñ@s. ¡Seguro que podría ayudarle a convertirse en ella misma y atrapar a la malvada bruja!
Ni corta ni perezosa y ataviada con su traje de volantes comenzó a andar preguntando a la gente si conocían el camino del bosque; la fueron ayudando unos y otros y después de un largo camino, llegó, casi exhausta, pero por fin lo encontró.
– Por fin llegué! Pero… ¡no me acuerdo de la frase mágica que me dijo Mica para que el duende aparezca!, ejem, ejem, ¿Cómo era?, ¡Ah! ¡Sí! PIRIRANGA, PIRIRINGUERO, ¡QUÉ APAREZCA EL DUENDE PIÑERO!
– ¡UY! ¡No sale! ¡Ayudadme chicos! Lo llamaremos otra vez: PIRIRANGA, PIRIRINGUERO, ¡QUÉ APAREZCA EL DUENDE PIÑERO!
Tímidamente el DUENDE Piñero salió de su casita de algodón de azúcar y Lacasitos.
-¿Quién me busca? ¿Quién pregunta por mí?
-¡Croac! -dijo Lola Pirindola- soy yo.
-¿Un sapo?
-No, soy Lola Pirindola, Mica me dijo que si tenía algún problema tú podrías ayudarme, ¿la recuerdas?
-Claro, claro, ¿en qué puedo ayudarte?
-Necesito encontrar a mis amigos, estábamos todos juntos y una bruja malvada me ha convertido en sapo y me ha mandado muy lejos, y no sé qué puedo hacer.
-¿Me ayudarás DUENDE PIÑERO?

Sagrado Corazón de Jesús – Esclavas- 3º Primaria. Valencia

Isolino, como era tan curioso y observador, se dio cuenta que alguien estaba observándoles con prudencia. Con mucha cautela, Isolino bajó de su amigo el duende Piñero. “Allá voy”-se dijo a sí mismo.
Estelina se dio cuenta de lo que estaba haciendo Isolino y se lo dijo al oído a Lola. De esta manera todos disimulaban.
Isolino llegó al escondite de ese “alguien” y se dio cuenta que estaba pasando por un terreno muy suave. “¿Qué es esto?”- se dijo- “¡madre mía!, si es un mapa de un tesoro”. Y entonces miró hacia arriba y vio la cara de un pirata y del susto corrió todo lo que puede correr un caracol hasta llegar junto a sus amigos.
Les contó a todos lo que había visto y empezaron a decidir qué podían hacer. ¿Hacían como si nada pasara?, ¿se dirigían al camarote a hablar con el pirata?, ¿le quitaban el mapa del tesoro?, ¿les haría prisioneros el pirata? No sabían qué hacer, pero de pronto… ¡menuda marea!, ¡qué ola! Una tormenta se acercaba y el barco comenzó a moverse de lado a lado. Todos se resbalaban hacia la derecha, luego a la izquierda…¡menudo mareo! Tanto movimiento hizo salir al pirata del camarote y todos se quedaron mirándose asombrados. La luz de un relámpago hizo que el rostro del pirata aún diera más miedo. Se agarraron a los extremos del barco y esperaron a que amainara la tormenta.
Cuando el mar volvió a la calma, el pirata se acercó a ellos con cara de enfado. Lola se presentó y con una voz entrecortada dijo su nombre: “s-o-y Lo-la” El pirata, sonriendo esta vez, les dijo:
– Me llaman el pirata solitario
– ¿Por qué?- preguntó Daniel con cara de desconfianza.
– Porque siempre voy solo a todas partes desde que entré en el grupo de los piratas y nunca comparto las cosas.
Estelina, que después de la marea, se había quedado pegada a una bota del pirata, le preguntó:
– Y ese papel que llevas debajo del brazo ¿qué es?”
El pirata los miró uno a uno mientras escondía el trozo de papel con temor a que descubrieran su secreto. Lola le explicó al pirata todo lo que les había pasado desde el principio y cómo se fueron conociendo los cinco amigos y que querían llegar sanos y salvos a Argentina.
El pirata decidió contarles su secreto. Él le quitó al pirata Barba Negra el mapa de un tesoro que está en Argentina y por eso va rumbo hacia allí.
De repente, Isolino se dio cuenta que llegaban a puerto. Estaban todos tan atentos a la historia del pirata que no se habían dado cuenta que Argentina ya estaba cerca.
¿Compartiría el pirata el mapa con ellos? ¿Lola se atreverá a recorrer esta aventura con el pirata y sus amigos?
Para ello pasaremos página y seguiremos leyendo…

30 de mayo de 2011. CEIP Miguel Artigas de Pinseque 6ºA

Isolino y yo, junto con mis nuevos compañeros el duende Piñero, el pirata solitario (que resultó ser un hombre bueno), Daniel y Estelina fuimos a buscar el mapa del tesoro tan pronto como llegamos a Argentina. Decidimos repartir el tesoro: un cofre con monedas de oro para el pirata, Daniel y Estelina que se quedaron en Argentina y fundaron una escuela de piratas juntos; y un estuche con lapicericos de colores mágicos, que se quedó Piñero a cambio de convertirme otra vez en una persona, pues aún era un sapo, ¿os acordáis? Al acabar el reparto nos despedimos y Piñero me recordó lo que había pedido: recuperar a todos mis amigos.
– ¡Claro que te ayudaré, Lola, Lolita, Lola! – dijo el duende Piñero, esbozando una sonrisa.
Me puse muy contenta al saber que iba a tener ayuda del duende, pero, tras mi primer estado de alegría me comencé a preocupar, porque no conseguía recordar a la gran cantidad de amigos que me había encontrado por el camino. ¿Cómo podría recordarlos a todos? Porque si no me acordaba de alguno a lo mejor se me enfadaba o, de repente, yo los recordaba tarde y me ponía triste.
Entonces se me ocurrió una idea: podía mirar en mi cuaderno de bitácora, pues allí lo he ido apuntando todo desde el primer día de mis fantásticas vacaciones junto a Isolino. Estuve más de dos horas leyendo mis historias y, como soy muy organizada, fui anotando en una hoja todos los amigos que he ido haciendo en este viaje. A continuación va mi lista:
· Lopito
· Mica
· Amelia, mi maestra
· Pancho, mi perro
· Rudolf
· Manuelita, la peluquera de Gominola
· Jackson, mi vecino
· Topoloco
· Sarantontón
· Cenizo, el gato
· Piraña Migraña
· Paulibiri
· Ratoncito Pérez
· Duende Piñero.

– ¡Cuántos amigos has hecho en estas vacaciones!- me dijo sorprendido el Duende Piñero.- Va a ser algo difícil recuperarlos a todos. Pero… con tanta aventura, ¿no te has olivdado de algo?
– No sé – le respondí extrañada- Puede que… ¡Hummm! No sé, no sé… ¡Ah! Creo que hoy es el aniversario de mis padres.
– No, piensa un poco más. ¡Vamos! ¡Piensa, piensa!- Piñero estaba muy nervioso porque no conseguía recordar lo que me decía.
Comencé a pensar en el día del mes que era hoy y… ¡Pum! Me llevé una sorpresa: faltaba un día para mi cumpleaños.
– ¡Ya está! ¡Lo sé, lo sé! Mi cumpleaños es mañana. Tienes que encontrar a todos mis amigos para celebrar una gran fiesta en Gominola, así la tarta me saldrá riquísima. ¿Podrás llevarnos a todos allí?
– Con tantas ganas que tienes de ver a tus amigos es posible que pueda traerlos a todos.
Piñero sacó un abanico como por arte de magia y me hizo escribir la lista de mis amigos con una pluma de pavo real y tinta hecha con tomate y miel. Entonces, agitó el abanico dos veces y fueron apareciendo todos mis amigos uno a uno, tal cual los había escrito. ¡Qué contenta estaba de encontrarlos a todos de nuevo!
Volvió a sacudir el abanico y, de repente, nos encontramos en Gominola, para preparar una gran fiesta. Todos se pusieron de acuerdo para hacerme la mejor tarta del mundo, prepararme la mejor música y la mejor comida. Además los veía hablar mucho durante la mañana siguiente a escondidas. Seguro que estaban hablando de mi regalo. Me obligaron a pasear por Gominola con Isolino para no fastidiarme la sorpresa.
Llegó la fiesta. No me lo había pasado mejor en toda mi vida. Todo estaba muy rico, la música era perfecta…. Ya era la hora de abrir los regalos.
Isolino se acercó a mí con un paquete muy grande empapelado con miles de colores. Abrí la caja y dentro de ella, debajo de muchas chuches, encontré un estuche con veinte lapicericos de colores. Me explicaron que eran lapicericos mágicos y muy majicos y que podían escribir historias alucinantes que podrían cumplirse, pero sólo se podían utilizar para hacer cosas buenas.
Nos acercamos todos a la tarta y me dispuse a soplar pensando en mi deseo. ¿Queréis saber cuál era mi deseo? Pues, como los deseos no se pueden contar porque si no no se cumplen, no os lo voy a decir. Pero os puedo dar una pista si pincháis aquí
Terminada la fiesta, todos mis amigos debían volver a cada una de sus casas, pero estaban muy lejos, así que el duende Piñero agitó mi cuaderno de bitácora y, uno por uno, fueron entrando en la página en la que estaban escritos sus nombres. Ésa era la puerta para volver a su casa.
Escribí en mi cuaderno de bitácora, con uno de mis lapicericos mágicos, que quería volver a la escuela de verano con uno de mis lapicericos mágicos. Isolino y yo nos despedimos de Piñero, no sin antes darle las gracias, y…

1 de junio de 2011. CEIP San Juan Bautista Carbonero El Mayor, Segovia. 4 años A.

tras tantas sorpresas, esa noche dormimos profundamente. Cuando nos despertamos, Isolino y yo pensamos que con el calorcito que hacía era el momento de pasar un día en la playa, ¡no habíamos ido en todo el verano! Llamamos a nuestra amiga Mica y también quiso acompañarnos así que nos subimos en nuestras bicis y rápidamente llegamos junto al mar, se presentaba una mañana tranquila…
-¡Mica! Yo me voy a quedar aquí tumbada tomando el sol, -le dije a mi amiga.
-¿Pero has traído todo lo necesario para no quemarte? -Me contestó.
-Sí, sí, Isolino me lo ha recordado antes de salir de casa, aquí tengo la crema protectora y una gorra.
Mientras Isolino y Mica jugaban en la orilla de la playa encontraron una concha que abrieron y… ¡tenía un corazón de plata dentro!, también jugaron a saltar las olas, nadaron, hicieron formas en la arena, jugaron con varios juguetes que habían llevado y con el balón, finalmente y tras dar un montón de volteretas, volvieron agotados junto a mi, por cierto ¡el sol me había puesto muy morena! ¡Menos mal que me había echado mucha crema!
Ya estábamos pensando en irnos con las bicis a comer a casa cuando, de repente ¡zas! Vimos aparecer un precioso delfín, que dio un salto en el aire al tiempo que nos decía (según nos pudo traducir Isolino) “venid conmigo al fondo del mar”.
Nosotros tres nos miramos y sin pensarlo demasiado sacamos de nuestras mochilas nuestros equipos de buceo que no habíamos tenido ganas de usar esa mañana, nos pusimos las aletas, gafas de bucear, mascarilla y botella para poder respirar bajo el agua y nos zambullimos tras Tico, que así resultó llamarse el delfín. Él nos llevó hasta la ciudad de los delfines y allí estuvimos cantando una de nuestras canciones favoritas, la del abecedario, todos dieron palmadas y bailaron nuestra canción.
Yo les di un juguete pequeñito a los delfines y Tico decidió invitarnos a comer en su casa pues ya era la hora, antes fuimos a buscar comida con él, nuestro menú fue pescado y pulpo.
Nosotros estábamos muy contentos de estar allí y nuestro amigo Tico era muy simpático, no os he dicho cómo es ¿verdad? Pues es un delfín pequeño y tiene aletas, ojos, boca, nariz, cuerpo y cola, es especialista en nadar bajo el mar y nos dio clases de buceo después de comer.
Tras las clases de buceo decidió enseñarnos la zona donde vive y vimos muchos peces, pulpos, cangrejos, conchas y…
-¿Qué es eso Lola? -Me preguntó Mica.
Cuando nos acercamos en el suelo se veía una esquinita de madera que rápidamente empezamos a desenterrar y ¡era un cofre! No pudimos esperar y lo abrimos rápidamente, ¡habíamos encontrado un tesoro! Allí había dinero, joyas variadas, collares, pulseras… nos lo llevamos todo y decidimos que ya era hora de volver a la playa, Tico nos acompañó hasta allí y después volvió al fondo del mar.
-¿Y ahora qué hacemos con todo este tesoro? -Les dije a Isolino y Mica.
¡Isolino tuvo una gran idea!
-Se lo daremos al Ratoncito Pérez y así él lo podrá repartir entre todos los niños del mundo y todos serán muy felices.
Y así lo hicimos, llamamos al Ratoncito Pérez, le contamos la aventura que habíamos vivido ese día y cómo por casualidad, habíamos encontrado un tesoro y a él le pareció una idea estupenda repartir todo entre todos los niños.
Nosotros decidimos volver a casa, por la mañana yo pensé que iba a pasar un día de playa tranquilo pero…. Ufff llegué a casa tan cansada que cené un poquito y me quedé dormida acurrucada en el sofá junto a Isolino.

6 de junio de 2011. CEIP San Juan Bautista Carbonero El Mayor, Segovia. 3 años.

Miles de aventuras pasaron por nuestras mentes durante la noche. Y al despertar, comprobamos como el verano iba quedando atrás y el otoño llamaba a nuestra puerta.
“Toc – Toc” El cole estaba a punto de empezar, pero antes, una última aventura…
Cerramos muy fuerte los ojos y nos preparamos para un fantástico viaje…
Cuando los abrimos…
-¡ ¡ Isolino, corre !! Hemos llegado a Carbonero El Mayor -Exclamó Mica.
Los interminables ojos de Lola no eran suficientes para fotografiar la inmensa pradera que se abría delante de ellos.
-¡¡Mirad, aquella montaña tiene forma de duendecilla!! -Dijo Lola

-Dicen que es la dama dormida –Le contesto Mica.

-¡¡Que paisaje tan bonito!! Afirmó Isolino, que se había quedado un poco rezagado contando las ovejas de un rebaño cercano.

-Una, dos, tres…noventa y seis!!
Al vernos, pronto se acerco el pastor …era un hombre muy simpático, de cara regordeta y tez coloreada.
-Hola, soy Wenceslao. ¿Qué os trae por aquí amigos?

-Pues hace unos días, a través del correo mágico nos llego información de Carbonero El Mayor, sus fiestas , tradiciones, los Caballos, Toros y Bueyes…Y al leerlo, mi amigo Isolino, que dice que “son sus hermanos mayores, porque también tienen cuernos como él” nos trajo hasta aquí. –Dijo Lola

-Claro que sí, mi pequeño amigo. Aquí donde estamos, que se conoce como La Muela (que nombre tan raro, ehh), es por donde bajan los caballos, los toros y los bueyes en los encierros, corren tanto que en unos segundos llegan al pueblo…Pero…bajad allí, y buscad en el Colegio a una maestra que tiene una Maleta Mágica. Dicen que esa maleta está cargada de sueños, historias y recuerdos, y que si la abres, te cuelas dentro de ella, como en otra dimensión…

-¿De verdad? ¡¡ Pues vamos corriendo hacía allí!! – Dijo Lola

-¡¡Gracias, señor Wenceslao!! -Gritó Mica, a la vez que colocaba a Isolino en su pequeño bolso azul para así, acelerar el paso.

Emprendieron la marcha con el corazón latiendo más fuerte que nunca. Pronto llegaron al cole. Era grande y con una bonita entrada de mil colores, parecía un arco iris. Un montón de niñ@s correteando por el patio les indicó que estaban en el lugar indicado. Y al final de un largo pasillo, encontraron la clase, conocida como “La Maleta Mágica”

De repente, la cara de Isolino se ilumino y como un relámpago se adentro en la clase para saludar a unos “grandes” amigos.

-¡¡ Arenita, Tarta de Fresa, Botas, Bob, Spiderman, Dora, Gormiti, Chum Chum!!
¡¡ Qué alegría veros!! Exclamó Isolino

-Isolinooooooooooooo…¿no vas a presentarnos a todos estos amigos? Preguntó Lola.

-Ah!! Sii….me olvidaba…Lola, Mica, estos ocho caracoles son mis primos. Vivimos muchas aventuras juntos cuando éramos pequeños, en Ledigos, un pueblito de Palencia. Algún día os contaré más cosas de nuestras aventuras…
Pero ahora…contadme chicos…¿Qué hacéis aquí? Y…¿Es cierto eso que dicen de las tradiciones de este pueblo?

-Si querido primo, todo es cierto. Nosotros seguíamos viviendo en nuestra huertita de Ledigos, pero sin darnos cuenta, nos metimos en una maleta, que al ser mágica, nos trajo hasta aquí. Y este es ahora nuestro hogar. Aquí aprendemos un montón de cosas y tenemos a 25 duendecillos que se encargan de cuidarnos y de darnos algún que otro antojo…Todos los días nos traen lechuga fresquita y alguna que otra flor… – explico Arenita que era el más chiquitín.

-Y de las tradiciones de Carbonero podemos contaros muchisisisisisimas cosas, ¿qué queréis saber exactamente? Preguntó Botas.

-Pues…¿Cómo son los encierros? Porque todo el mundo nos habla de ellos y…estamos un poco pérdidas… -Comentó Lola muy intrigada.

-Yo os lo explicaré, dijo Dora. Veréis, cuando el verano toca su fin, los caballos, los toros y los bueyes se convierten en los protagonistas de las fiestas. Corren por nuestros campos hasta llegar a las calles del pueblo. ¡¡Es muy emocionante!! Además, la gente reúne a sus familiares y amigos y después de disfrutar del encierro todo el mundo comparte un buen almuerzo…lo pasamos genial…

-Y no sólo hay encierros en las fiestas- exclamo Chum Chum – Aquí hay muchas más tradiciones…también hay encierros en San Juan…Y una romería, que no os podéis perder …

Mientras Chum Chum estaba hablando un gran estruendo llamó nuestra atención de repente

Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

81 comentarios

  1. SEK-Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    Estamos preparados, tenemos mucha ilusión…

  2. infantil 3 dice:

    Estamos deseando saber a dónde va de viaje!!!!

  3. Sek -Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    Estamos deseando saber dónde va de viaje!!!

  4. 3º EP-b SEK-ATLÁNTICO dice:

    Nos ha gustado mucho el comienzo del cuento. Estamos deseando leer las aportaciones de los demás coles y que llegue el día 14 para poder escribir nosotros nuestra historia.
    ¡Besos para todos los participantes!

  5. Diego Arroyo Murillo dice:

    Ya ha comenzado la historia….¿que les sucederà?¿donde viajaran? que intriga…..tenemos muchas ganas de conocer mas cosas!!!!

  6. 3º EP-A SEK-ATLÁNTICO dice:

    Hola a todos los coles participantes. Somos los niños de 3ºA del Colegio SEK-Atlántico de Pontevedra. Estamos muy contentos por participar con vosotros y os deseamos mucha suerte a todos.
    ¡BESOS………!

  7. E.I. DANA de Coruña dice:

    Los peques de mi cole, mis hijos y yo, os queremos preguntar si sabéis dónde nos pueden enseñar a hablar con las antenas. ¡Sería estupendo hablar sin que nuestros padres se enteren de lo que decimos!.

    • coneledelola dice:

      Es uno de nuestros próximos proyectos Pirindolos: inaugurar la primera escuela de Comunicación con Antenas del planeta. Tenemos pensado dar cursillos por internet, para que nadie pierda la posibilidad de aprender este lenguaje tan atípico. Pero, ¡shhhhh!, de momento es un secreto. No vaya a copiarnos la idea una multinacional…

  8. diego arroyo murillo dice:

    Ya comienza la historia a tener forma..los señoritos y señoritas Potxolines han creado un nuevo personaje, que ya hemos puesto en nuestro blog…¿como sera este Lopito? desde Pinseque, les damos un abrazo muy muy gordo a estos pequeños escritores

  9. 3º EP-A COLEGIO SEK-ATLÁNTICO dice:

    Hola Potxolines:
    nos ha gustado mucho vuestra historia y el viaje de Lola e Isidoro. Sobre todo, vuestro bosque de chuches… ummmmm, que rico!

  10. 3º EP-B COLEGIO SEK-ATLÁNTICO dice:

    Hola compis:
    ¡que rico está vuestro cuento! El personaje nuevo nos parece muy chuli y su nombre nos mola un montón. Besitos para todos: mua, mua, mua…

  11. E.I. DANA de Coruña dice:

    hola coneledelola, en cuanto tengáis la documentación para apuntarnos al curso, no os olvidéis de enviarnosla, nos gustaría poder hacerlo a distancia con tutorías por internet.

  12. Sek -Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    Buenos días Potxolines: qué sitio tan chulo habéis descubierto en el bosque!!! Cúantas chuches os habéis comido??? Nos teneis que guardar unas pocas que ya pronto llegaremos nosotros, besitos para todos.

  13. SEK-Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    Nos encantaría estar un ratito en ese bosque de chuches, probar el batido de caramelo y conocer a Isolino, Lola y Lopito, os queremos muchísimo!!!

  14. SEK-Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    Nos ha gustado un montón este principio de la historia, a muchos de nosotros nos gustaría vivir en aquel bosque encantado.
    Nos encantaría saber desde qué ciudad escribís y cuántos años tenéis…Muac!

  15. 3º EP-A COLEGIO SEK-ATLÁNTICO dice:

    Ummmm! Esto está cada vez más emocionante y el listón más alto para los que tenemos que seguir la historia… Enhorabuena a todos!

  16. 3º EP-B COLEGIO SEK-ATLÁNTICO dice:

    Caray, el cuento está super-interesante. ¡Qué ganas de bañarnos también en la piscina! La historia está primaveral… como el mes. Felicidades a todos los participantes. Ahora… ¿como seguirá?

  17. E.I. DANA de Coruña dice:

    hola chicos de coneledelola, me gustaría que me explicaseis si se puede imprimir el cuento de alguna manera, pues estoy preparando una actividad con los padres y necesito tenerlo impreso en un folio, un saludo.

  18. E.I. DANA de Coruña dice:

    Hola soy Mari, de Dana, ya conseguí imprimir el cuento para poder hacer la actividad con los padres, esperamos que nuestra pequeña aportación os guste

    • coneledelola dice:

      Vaya, siento haber llegado tarde pero me alegra que lo consiguieras. Suena muy bien lo de ampliar esta iniciativa a los papás. Si os apetece publicar el resultado, podemos hacerlo en la sección “Las escuelas dicen”.
      Veo que vais calentando motores. Ya queda muy poco para que llegue vuestro turno. ¡Muchas suerte!

  19. En nuestra escuela infantil la cabaña del sarantontón en santa cruz de tenerife llevamos a cabo un proyecto desde el año pasado .la escuela compra el material , lo distribuimos entre amigos y padres y entre todos elaboramos broches los cuales después vendemos y el dinero va destinado a una asociación que lucha contra el cáncer y leucemia infantil, hasta ahora hemos recaudado mucho dinero para ellos y el año pasado con éste dinero pudieron hacer todas las actividades del verano incluso el dinero les dio para hacer en el casino de la laguna la fiesta de navidad, nuestros broches siempre llevan un sarantontón (mariquita) como emblema de la escuela, pues bien hemos decidido que los broches que vamos a elaborar hasta que termine el concurso van a ser los personajes del cuento y va a ser una curiosa aportación para éste concurso tan divertido, en breve lo pondremos en nuestro blog por si quiieren verlo, en el apartado RINCÖN SOLIDARIO , les dejo la dirección para que puedan verlo :
    http//centroinfantillacabanadelsarantonton.blogspot.com

    • coneledelola dice:

      Me resulta difícil expresar el tremendo orgullo que supone para nosotros vuestra iniciativa. Muchísimas gracias.
      Me gustaría que contarais con nosotros para cualquier cosa que necesitéis para llevarla a cabo. Si queréis que os enviemos dibujos o diseños para vuestros broches…cualquier cosa, estaremos encantados de colaborar.

      ¡Muchas gracias de nuevo!

  20. SEK-Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    Nos está pareciendo muy interesante; Lola nos parece muy audaz, se atreve con todo, nosotros también buscamos soluciones para conseguir lo que queremos…Besitos a todos.

  21. 3º EP-B COLEGIO SEK-ATLÁNTICO dice:

    Caray, nuestros compis de A nos lo han puesto muy difícil, a ver como seguimos la historia. Por cierto, la profe Susi dice que va a pedir cita en la pelu del bosque de chuches… ¡a ver como trae el pelo!

  22. Sek -Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    Hola compis!!!
    Nos ha entrado unas ganas tremendas de comer chuches!!! Nos darán cita en la peluquería para poder lavarnos el pelo con chocolate con nata?? Besos de chocolate para todos!!

  23. SEK-Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    Nos hemos reido muchísimo con la historia de los pelos de punra de Mic; son muy solidarios todos estos amigos, se ayudan todo el tiempo ¡Qué bien!

  24. me parece que la historia es genial, preparense que nos toca

  25. EL CUENTO DE EL COLEGIO SEK ATLANTICO 3B ME ENCANTA
    AMI ALEJANDRO ME ENCANTA PORQUE EL TOPO ES MUY BONITO
    HAY QUE DORMIR COMO ANGELITOS COMO DICE EN LA HISTORIA
    ME RECHIFLA LA HISTORIA

    BESOS ALEJANDROSOY DE 3B
    UN SALUDO
    BESOS PARA TODOS
    OS QUIERO

  26. Nos ha encantado la experiencia, a los alumnos también espero que les guste ya verán que guapo es el nuevo personaje

  27. SEK-Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    Nosotros también somos una pandilla grandísima en la clase, nos lo pasamos fenomenal jugando a polis-cacos, a las damas, a la media luna, al pilla-pilla,…besitos para Topoloco.

  28. Hemos elaborado con todos los alumnos un mural con todo los personajes subiendo al globo para ir al mundo de colorin , ya verán la foto que lo tenemos colgado en la entrada de la escuela.La Cabaña del Sarantontón

  29. Victoria Bencomo dice:

    ¡Hola! Soy la madre de un niño de casi 3 añitos de la Escuela Infantil La Cabaña del Sarantontón. Este es el último año de mi niño allí porque ya entra en el cole el próximo año y aunque con mucha pena…he de decirles que estoy muy agradecida a Gloria Delgado (Directora del Centro) y a las chicas que tan buen trabajo hacen con los niños en su educación (Yure y Karina), entre otras muchas cosas porque siempre ayudan a quienes lo necesitan. Muestran una humanidad increíble, cosa que yo como madre, valoro mucho… También colaboran con muchísimos eventos y actividades educativas, como es el caso de esta página tan genial. ¡¡Mis felicidades a CONELEDELOLA!! Me parece una iniciativa muy enriquecedora para los pequeños y no tan pequeños 😉 Suerte a todosss!!!

    • coneledelola dice:

      ¡Muchas, muchas gracias por la parte que nos toca! Espero que nos encontremos de nuevo con tu peque en su nuevo cole. Esperamos haber podido poner nuestro granito de arena en su interés por las letras. ¡Suerte!

  30. SEK-Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    A las seños nos encanta ese reloj que para el tiempo de todos menos el nuestro…así podríamos hacer todo lo que queremos..¿dónde se compra? Besitos

  31. SEK-Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    Qué difícil el enigma,…por favor dadnos una pista!!!!. Besos

  32. Desde la cabaña del sarantontón nos ha gustado como han seguido la historia con nuestros personajes cenizo y sarantontón felicidades a C.E.I.P miguel artigas 2b.Gloria Delgado

  33. COLEGIO SEK ATLANTICO

    ME GUSTO MUCHO BUESTRO CUENTO

  34. la verdad es que el cuento cada vez está mas interesante,mañana aprovecharemos en la escuela infantil la cabaña del sarantontón para decirle a cenizo que tenga cuidado con las ratas que puedan estar vigilandolo,por si acaso.

    • diego dice:

      Desde Pinseque, estamos siguiendo con mucha emocion todo lo que sucede, cada vez esta mas emocionante…..un saludo a todos los voladores del universo pirindolo

  35. SEK-Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    ¡Tienen que beber ya agua porque si no, van a morir…
    A ver si les ayudan!

  36. Los monos dice:

    Hola amigos!!. Desde Faura felicitar a todas las escuelas que están participando en este proyecto. Nosotros lo estamos pasando muy bien con Lola y sus amigos.
    Un saludo

  37. Desde la escuela infantl la cabaña del sarantontón nos ha gustado mucho la aportación de lola pirindola así como la aparición de Perez en la historia,los alunos que lo conocen se han quedado sorprendidos al escuchar el cuento.!felicidades!

  38. sek alboran edi 3 dice:

    Nosotros somos amigos del Ratón Pérez porque este año se nos han caído ya muchos dientes…seguro que es bueno y les ayuda!!!

  39. angela dice:

    hola,soy angela de SEK ALBORAN ALMERIA,¿como han conocido a isolino?,besitos a todos

    • coneledelola dice:

      ¿Quieres saber cómo se conocieron Lola e Isolino? Pues te cuento: los conozco desde hace ocho años y nunca, nunca los he visto separados. Vienen a ser como el Gordo y el Flaco, Phineas y Ferb ó Silvestre y Piolín, el no uno no existe sin el otro, hasta el punto de que creo que es la primera vez que me planteo esa pregunta. Me comprometo a hablar con ellos este mismo fin de semana y contároslo todo el lunes.
      Un abrazo

  40. ALUMNOS 3ºA Y B. SEK-ATLÁNTICO dice:

    La historia está cada vez más entretenida. ¡Qué montonazo de personajes! Esto si que es un cuento divertido.

  41. angela dice:

    como an encntrado la maleta

    • coneledelola dice:

      La maleta de avionetas se la compraron los papás de Lola en un aeropuerto en unas vacaciones que fueron a la ciudad encantada de Caracolandia. Donde, según me ha contado Lola, conoció a Isolino.
      Iba Lola con sus papás al parque de atracciones más baboso jamás conocido cuando en su maleta reluciente se encontró a un caracol que no paraba de mover las antenas. Lola intentó despegarlo de su maleta antes de volver a casa para que no se separara de su familia pero el caracol estaba tan pegado que fue absolutamente imposible y cada vez que lo intentaba él movía sus antenas con cara de enfado, así que, decidió llevárselo de vuelta a casa. Desde entonces jamás se han separado.

  42. sek alboran edi 3 dice:

    Nos gustaria montarnos en ese tren cohete, ¿qué tendrá debajo de la almohada Piraña?….

  43. […] también estamos participando en la Categoría del Cuento Volador (http://coneledelola.wordpress.com/el-cuento-volador-escuelas/), entramos a menudo para conocer las Aventuras de Lola e Isolino, […]

  44. julia dice:

    me a encantado el cuento del sek atlantico 3ºa
    espero que todos sigais asi

  45. Vivi dice:

    Hola a tod@s!! Ha sido muy divertido hacer la parte del cuento con los alumnos y alumnas de 5º y 6º de Robledillo de Trujillo…¡tienen unas ideas! Esperamos que os guste!!Saluditoss

  46. sek alboran edi 3 dice:

    ¡Qué buena idea el haber puesto una foto de Lola-sapo en la feria de Sevilla! Dentro de poco nos toca escribir a nosotros, tenemos muchísima ilusión…Besitos

  47. gloria delgado dice:

    muy buena idea lo de la feria de sevilla

  48. 3º EP A y B SEK-ATLÁNTICO dice:

    Nos ha gustado mucho el trocito de cuento de nuestros amigos de SEK-Alborán, y el duendo está muy chuli. La verdad es que este cuento está siendo una experiencia inolvidable, nos encanta conectarnos y ver como sigue y sigue la historia…

  49. Nos ha encantado el cuento de los alumnos del SEK Alborán 3º Infantil!!Habéis tenido una gran idea con DUENDO!! Menos mal porque la pobre Lola estaba ya un poco harta de ser un sapo…¡a ver qué se les ocurre! Besitos para tod@s!

    • ¡Hola a todos! Ya estamos a punto de mandar nuestra continuación del cuento. Esperamos que os guste a todos. A nosotros nos ha encantado poder participar en esta experiencia. Somos una clase a la que nos encanta leer y eso de ser escritores por un día nos hace mucha ilusión. Nos leemos pronto. Saludos.

  50. sek alboran edi 3 dice:

    ¿El pirata es bueno o es malo? A ver si el próximo cole nos lo aclara…un besito a todos..

    • coneledelola dice:

      Espero que bueno, por el bien de Lola y sus amigos. Esto se pone emocionante!

      • ¡Uy uy uy! Nos hemos liado y hemos hecho la continuación del cuento (la hemos hecho esta mañana a primera hora) continuando la historia del coelgio SEK y ahora estamos reredactándola. Nos lo hemos planteado como un reto. ¡Menos mal que aún no lo habíamos mandado! A ver si nos cuadra y a ver si os gusta. Estamos decidiendo si el pirata es malo o bueno. ¡Ji ji ji!

    • 4años-A. CEIP San Juan Bautista dice:

      Ufffff, y los siguientes somos nosotros que nervios jajaja, que ganas de leer la aportación del cole Miguel Artigas, esperamos estar a la altura!!!!

  51. julia dice:

    me han gustado mucho todos las ideas de el cuento segid asi ¡que chulada!

  52. ¡Qué guay ver nuestro fragmento del cuento colgado! Somos de la provincia de Zaragoza, por eso nuestros lapicericos eran mágicos y “majicos”, como todos los fragmentos de cuento, que nos han parecido muy mágicos y majicos.
    Tenemos muchas ganas de ver cómo sigue la historia.
    Saludos a todos.

  53. Sek -Alborán Almería.Infantil 3 dice:

    nos ha gustado mucho el deseo!!! nos gustaría mucho entrar en ese cuaderno de bitácora y saludaros a todos!!!

  54. ¡Cómo mola la continuación de los alumnos segovianos! La playa… ¡Qué ganas de ir a la playa! ¡Je je!

  55. MARIA dice:

    ESTOY MUY FELIZ POR PODER SEGUIR LEYENDO LAS AVENTURAS DE LOLA PIRINDOLA

  56. Vicente Perez Garbin dice:

    SEK – Alborán, de Almería – 12 junio 2911

    Soy Vicente Pérez Garbin y me ha gustado mucho el cuento. Ahora que estoy en Madrid, se lo voy a leer a mi abuelita. Un beso a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *