Entradas del autor coneledelola

¡Ultima aportación de esta edición! En marcha para la VI

Lucía E Inés Toraya (11 años y 9 años) (C.P. Las Dunas)

Cuando Lola e Isolino  pensaban que la aventuras se había terminado,  reciben una carta, nada más y nada menos  que de Cleopatra y Tutancamón, en ella dice:                      “Queridos amigos;  Necesito  que me  ayudéis. El malvado científico loco ” Dr. Bultos ” que viaja de época en época, causando estragos,a raptado  a todos los gatos,  incluidoa mi querido felino Timmy. Porfavor ,venir  cuanto  antes. Os  esperamos”

Lola e Isolino cogieron su globo rosa, azul ,amarillo y verde   y partieron  a Egipto.  Cuándo llegaron , Cleopatra  les  recibió  con los brazos abiertos,parecía  muy nerviosa.

Les contaron lo que había pasado con los gatos, este malvado doctor los quería para hacer experimentos con ellos y el plan que tenían para rescatarlos.

“ El plan es el siguiente: Cuando este dormido el Dr. Bultos, nos colaremos en su guarida en silencio y rescataremos a todos los gatos. Si se despierta Isolino y Lola se encargaran de distraerle. Y nosotros sacaremos a los gatos por la puerta de atrás.”

Por la noche se colaron en la guarida. Isolino como no miraba por donde iba se chocó con un candelabro que cayó estrepitosamente, despertando al Dr. Bultos y a sus guardias. Atrapo a nuestros amigos y les encerró en las mazmorras de su laboratorio.

Estaban un poco tristes por que no habían conseguido su propósito, entonces Isolino se puso a dar con su concha en la pared ( porque por su torpeza les habían descubierto) y se cayó un trozo de pared, entre todos escarbaron un agujero lo suficientemente grande para que Isolino se escapase y fuese a avisar a la guardia de Cleopatra.

Isolino con elejercito de Cleopatra fueron al laboratorio y rescataron a nuestros amigos y a todos los gatos que habían atrapado. Este Isolino es un héroe.

En la confusión el Dr. Bultos escapo. ¿Adonde? ¿Seguiría haciendo de las suyas?

Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

En busca de la lágrima perdida

Cuento de 2º C de Primaria:

 ¡¡Lola e Isolino buscan la lágrima perdida!!

Colegio Cristo de la Yedra J-M (Granada)

 

 

Lola e Isolino estaban pensando qué hacer cuando de pronto, al mirar de nuevo en su bolso ¡El mapa no estaba! Al mirar con atención vieron que lo tenían una ardilla y un conejo blanco que corrían muy veloces. Los siguieron y vieron como estaban abriendo una cancela con un gran cartel que decía: ¡Estás en Alfacar!

Aquello tenía que ser obra de la Bruja Pirujina, porque en un momento habían llegado allí y disfrutaban de unas vistas preciosas con Sierra Nevada al fondo.

–     Isolino – dijo Lola, -¿Qué te parece si algún día inventamos la máquina “Más nieve menos nieve”?

–     ¡Qué buena idea Lola!- respondió Isolino.

Allí estaban charlando cuando de repente un Gato Robot los invitó a entrar por un agujero negro. Menos mal que aquella estrella les alumbró con su luz brillante. Intentaron acercarse a ella y llegaron a una puerta mágica. Al abrirla, de nuevo aparecieron en la Fuente de las Siete Lágrimas pero cual no fue su sorpresa cuando al contarlas ¡Faltaba una! ¿Quizás por eso la gente aparecía o desaparecía?

Mientras pensaban, empezaron a pasear. En el camino, como les gustaba mucho aprender, visitaron una almazara, una panadería, hasta se dieron un baño en la piscina, soñaron con sus nuevos viajes, quizás visitarían México, Canarias, la Torre Eiffel,…

Pero había que ponerse a trabajar porque la lágrima perdida seguía sin aparecer.

–     ¡Eh vosotros! ¿Qué estáis buscando?-se oyó.

–     ¿Quién es? ¿Quién nos habla?- respondieron Lola e Isolino.

–     Soy yo, no me veis, soy un árbol- contestó un árbol cargado de moras ¡¡pero de chuche!!

–     Entre mis ramas encontraréis la Lágrima perdida.

Lola e Isolino empezaron a buscar y…¡Allí estaba, tan bonita que daba color a todo!

Y después de resolver este misterio, ahora dónde irían, qué les ocurriría,…

Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

Abra…brujalabra!!

2º B Primaria

Colegio Cristo de la Yedra, Jesús-María

Granada

“LAS PALABRAS ESCONDIDAS”

Lola miró nuevamente el mapa para saber en qué parte del laberinto se encontraban. Se podía ver como aparecían y desaparecían de manera misteriosa los pequeños símbolos que les indicaban el camino a seguir. Tan ensimismada estaba Lola intentando averiguar cuál era el camino correcto que no se dio cuenta que los niños y niñas que habían subido al tren necesitaban de su ayuda. Isolino intentaba llamar la atención de Lola dando pequeños saltos sobre sus zapatos: _ ¡Lola, Lola, los pasajeros de ese tren parece que se vuelven transparentes!

Llena de sorpresa, Lola dirigió su mirada hacia el vagón:

_ Isolino, debemos darnos prisa o desaparecerán igual que los dibujos de este mapa.

Sin pensarlo dos veces, Lola cogió a Isolino y se dirigieron rápidamente hacia el tren. Cuál fue su sorpresa que, cuando intentaron subir, algo les impedía acceder a él. _ ¡No podemos subir Isolino! Es como si hubiese una pared transparente alrededor del tren -dijo Lola con preocupación. El tiempo pasaba y debían pensar con rapidez. _ ¡Mira Lola! Los niños nos intentan decir algo- se dio cuenta Isolino cuando buscaba otra manera de poder entrar.

Algunos niños intentaban escribir empañando los cristales de las ventanas el siguiente mensaje: “¡TENÉIS QUE RESOLVER EL JEROGLÍFICO!”.

Lola e Isolino no sabían a qué jeroglífico se referían… Ya no les quedaba mucho tiempo, y las miradas de los niños eran cada vez más tristes.

_ Lola, tengo una idea. ¿Te acuerdas de ese divertido invento que nos regaló el dios Thot en nuestro viaje a Egipto? ¿Lo llevas todavía en la mochila?-preguntó Isolino algo nervioso. Lola buscó a toda velocidad dentro de la mochila y finalmente lo encontró…

_ Aquí está Isolino, ¡la brujalabra! Pero… ¿para qué quieres la brújula de buscar palabras?-preguntó con cierta curiosidad Lola.

_ Rápido, ponla en marcha y dirige su luz azul hacia el vagón. Creo que sé dónde se oculta el jeroglífico que debemos resolver.

Isolino recordaba que Thot les contó que su mágico invento les ayudaría a descifrar los misteriosos dibujos de las antiguas pirámides, así como cualquier tipo de mensaje escrito con palabras o dibujos extraños.

Sin perder un minuto más, Lola fue iluminando lentamente con la suave luz azul las paredes los vagones del tren y pudieron descubrir con gran asombro cómo la brujalabra iba eligiendo las palabras correctas y las iba escribiendo sobre la pared transparente que rodeaba el tren. _ ¡Eres un genio, Isolino!- dijo Lola con gran alegría. Por fin el mensaje quedó al descubierto: “La aventura está en la lectura”. _ ¿Y ahora qué, Isolino? Todo sigue igual- dijo Lola con tristeza. En ese momento, todos los niños y niñas del vagón les enseñaban libros por los cristales a Lola, indicándole que debía de leer el mensaje en voz alta para poder romper el hechizo. Lola entendió en seguida el mensaje y con todas sus fuerzas gritó: ¡¡¡La aventura está en la lectura!!!

Como por arte de magia, miles de diminutos cristales de colores rodearon el tren en un estallido de color.

Los gritos de alegría de los niños y niñas resonaron por toda la mina: _ ¡Bien, lo han conseguido! De pronto, sin nadie esperarlo, empezó a sonar un fuerte chirrío en las vías.

El tren empezó a moverse y una oscura nube de humo empezó a salir por su chimenea. Desde la parte trasera del tren se podía ver como los niños hacían gestos para que corrieran y subieran al vagón.

_ Isolino, ¡mira el mapa! Nos indica que debemos coger este tren y continuar hasta el siguiente símbolo del laberinto que se ilumina en el mapa…”El manantial de las siete lágrimas”.

 

Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

¡Nuevas mascotas en esta gran aventura!

Cuento de 2º A de Primaria:

 ¡¡Lola e Isolino inventores!!

Colegio Cristo de la Yedra J-M (Granada)

…¡Tierra a la vista! Oyeron Lola e Isolino pero amigos y amigas,… ¡Falsa alarma! Porque cuando bajaron de la carabela Santa María y empezaron a explorar allí no había nadie,… Quedaba un poquito más de viaje, así que de nuevo a navegar y… ¡Por fin llegaron! ¡Estaban en América! ¡Qué bonito y maravilloso continente descubrieron en su viaje! Y sobre todo las personas que en él vivían ¡Qué amables y simpáticas! Aunque Lola e Isolino querían contar a Colón que aquello no era la India, ni había especias,… guardaron el secreto con el robot Futuro pero reían con los habitantes de América cuando Colón creía que los había “descubierto” y ellos decían:

-Señor Colón, que usted se ha enterado ahora que nosotros estábamos aquí pero ¡nosotros lo hemos sabido siempre!

A Lola e Isolino les encantaba aprender, investigar, inventar, ¡Formaban un gran equipo de trabajo!,… Así que un día soñaron con un nuevo invento y al levantarse y desayunar, ayudados por el Robot Futuro, crearon una mochila andante y voladora con la que podían transportarse dónde quisieran o traer a personas del pasado al presente. Para probar si funcionaba bien, Lola tuvo la idea de teletransportar a investigadoras e inventoras famosas para aprender de ellas. Así fue como conocieron a  Hipatia, una gran matemática y astrónoma, a Cecilia Payne, importante investigadora de las estrellas, también a Marie Curie y Margarita Salas expertas en el cuerpo humano y Jane Goodall que sabía muchas cosas de los primates ¡Cuánto les enseñaron! Además les contaron que en otras épocas de la Historia, las mujeres no podían aprender, ni investigar, ni estudiar, ni ir al cole,… y si querían inventar, a veces tenían que utilizar nombres de chicos porque si no, no aceptaban sus inventos ¡Qué injusticia!

Con todo lo que escucharon, más ganas les dieron de crear inventos y cachivaches. Por eso, con la ayuda del robot Futuro crearon dos nuevas mascotas que les acompañarían en sus nuevas aventuras: Non-Non el perro robot y la Estrella gato.

Antes de marcharse, inventaron un regalo para sus amigos de América: un riego que además de echar agua, arropaba a las plantas y las cuidaba como si fuera una mantita ¡Les encantó porque a ellos y ellas también les encantaba cuidar la naturaleza!

Llegó el momento de partir, así que con su mochila andante y voladora, Lola e Isolino, con Futuro, Non-Non y la Estrella gato, emprendieron un nuevo viaje. Pero,…

– ¿Qué pasa? ¿Por qué nos paramos?- dijo Lola a sus mascotas.

 

En mitad del océano, la mochila se paró porque habían olvidado ¡cargar la batería! Menos mal que un gracioso delfín les ayudó y los llevó de nuevo rumbo a… ¡África!

Lola enseguida se dio cuenta que estaban allí porque recordaba sus aventuras de hacía poco tiempo en el aquel continente. Al llegar vieron una pareja de elefantes preciosos que cambiaban de color según sus emociones. Tenían que estar muy contentos porque en sus cuerpos brillaba un gran Arco Iris.

Llegó el momento de despedirse del robot Futuro, Estaban muy emocionados por todas las aventuras que habían compartido, así que les regaló algo muy especial para él: ¡Un mapa secreto que un día su familia le había dado! ¡Qué interesante! Al mirarlo con atención en él aparecía un laberinto lleno de pruebas.     Empezarían por la primera en la que tenían que meterse en una mina, entraron despacio… Pero ¿Qué luz era esa? Al acercarse se dieron cuenta que eran los faros de un Tren, el Tren de los escritores y escritoras en el que los niños y niñas de 2º A del cole Cristo de la Yedra estaban subidos y entonces…

Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

RUMBO A AMÉRICA…

SEK ATLÁNTICO 5ºB

RUMBO A AMÉRICA…

 

Entonces recordaron que tenían la cuerda mágica y la tiraron contra una piedra, ¡pero no funcionó! Lola estaba desesperada… Pero después se dio cuenta de que tenían un teletransportador y que Futuro era un robot… y uniendo esas cosas lograron entrar en el agujero por el que había caído Isolino.

Así llegaron a un puerto antiguo, donde la gente ya hablaba castellano… estaban en España, ¿pero en qué ciudad? Preguntaron y les dijeron que estaban en el Puerto de Palos, en Huelva. Lola quería saber en qué año estaban y le dijeron que era el 3 de agosto de 1492… Esa fecha le sonaba mucho, pero no recordaba el por qué. Pero Futuro, que era muy listo, le recordó que era el día en el que Cristóbal Colón había partido rumbo a América (aunque él no sabía que iba a América)

Buscaron por el puerto a Cristóbal Colón, y vieron tres carabelas que se llamaban Santa María, La Pinta y La niña… que acababan de zarpar. Nuestros intrépidos amigos vieron un delfín, se subieron en él y los llevó hasta el barco (es que Futuro, también sabía hablar con los delfines….)

Y en el barco, se encontraron al almirante Cristóbal Colón con su nuevo ayudante… ¡¡¡¡¡¡¡Isolino!!!!!!!

Lola se emocionó y lloró de alegría. Isolino les contó que iban rumbo a Las Indias, ya que Colón quería llegar allí más rápido que nadie para poder traer especies, que eran muy cotizadas. Lola dijo que no iban a La India, que iban a América y que en vez de especies traerían maíz, patatas… Colón la miró, le dijo que él no sabía ni lo qué era América y que mucho menos el maíz ni las patatas…

Lola iba a replicar, pero Isolino le dijo que estuviera en silencio, que la iban a tomar por loca y que a los locos los tiraban a los tiburones…

Lola se quedó en silencio y se dedicó a aprender cosas sobre el mar, porque Colón era un gran marinero y se aprendía mucho con él.

Futuro, mientras tanto, se dedicaba a dibujar todos los peces raros que veía en la travesía.

Pero el viaje era muy largo, y no encontraban tierra. Los marineros estaban a punto de amotinarse, y una noche, en la que nadie dormía porque estaban hambrientos, sedientos y enfadados, Isolino y Lola se subieron al palo mayor con un marinero llamado Rodrigo de Triana, que era muy simpático, para poder charlar y entretenerse. Y entonces… cuando estaban medio dormidos… Rodrigo gritó… ¡TIERRA A LA VISTA!

Era el 12 de octubre de 1492, Lola e Isolino llegaban al Nuevo Mundo.

 

Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

¡ISOLINO SE PIERDE!

¡ISOLINO SE PIERDE!

…de un minotauro. ¡Se quedaron asombrados! Intentaron escapar, pero el minotauro cogió a Isolino… Isolino estaba asustado, pero el minotauro le dijo que lo único que quería era tener amigos y poder jugar con alguien, pero que todo el mundo se escapaba cuando lo veía.

Entonces Futuro, que era un robot muy listo le preguntó si él les podía ayudar a salir del laberinto, y a cambio lo llevarían con ellos en su aventura alrededor del mundo.

El minotauro se puso muy, muy contento y les acompañó a la salida del laberinto… y cuando salieron se encontraron en… Grecia. El minotauro les explicó que él era un personaje fantástico que aparecía en muchas leyendas relacionadas con este país.

Nuestros amigos  decidieron hacer una excursión por esta isla tan bonita… Lo primero que visitaron fue el Partenón, uno de los principales monumentos griegos. Luego visitaron las ruinas de los lugares donde la leyenda cuenta que se celebraron los primeros Juegos Olímpicos… Y luego visitaron la isla de Creta que es donde se decía que vivía el primer minotauro.

El minotauro se emocionó mucho al llegar a este lugar, y decidió quedarse allí a vivir y a asustar un poco a los turistas que llegasen.

Nuestros amigos Lola, Isolino y Futuro se fueron a comer ensalada, pescado y yogurt, que son platos típicos de este país… bueno Futuro se comió unos pocos tornillos y un vasito de aceite… pero los tornillos estaban bañados en yogur griego…

Cuando estaban paseando hubo un tremendo terremoto y la tierra se abrió, nuestros amigos cayeron en un pozo muy, muy profundo… y Lola y Futuro se dieron de bruces contra una roca… pero eso no fue lo peor, lo peor es que Isolino se había caído en otro agujero y lo habían perdido. Nuestros amigos estaban muy tristes, no sabían como podrían encontrarse de nuevo con Isolino. Lola estaba desolada, su gran amigo se había perdido… ¿Qué podían hacer?

Pero luego Lola se acordó de que su padre, que era un maniático de la seguridad, les había instalado un chip a ella y a Isolino. Cogió su teléfono móvil y vio una señal muy, muy débil que indicaba… no un lugar, sino otra época de la historia…

Isolino estaba en … ¡EL BARCO DE CRISTÓBAL COLÓN!… Tenían que viajar hacia América, pero claro, la gente de la antigua Grecia no sabía donde estaba América… ¿Qué podían hacer para que alguien los llevase en barco hacia el continente americano?

 

Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

Inventamos la radio?

Los voladores de Ceip San Vcte Ferrer de Faura han inventado un estupendo juego.

¡No irás a perdértelo!

 

CEIP SAN VICENTE FERRER – FAURA

CLASSE PRIMER-B (LES FADES I ELS PIRATES)

 

Lola e Isolino al ver llegar el tornado sacaron de su mochila la cuerda mágica y la dejaron caer por el globo, bajaron por ella hasta la puerta también mágica que los iba a llevar hasta el lugar que desearan.

Al abrirla se dieron cuenta que estaban en un gran laberinto hecho de árboles, plantas y flores, para  buscar la salida siguieron una música muy bonita que se oía por todo el laberinto hasta que finalmente  encontraron…

-Oh mira Lola, un robot!-dijo Isolino.

-Y  lleva sobre sus manos una radio- dijo Lola.

-Hola robot, cómo te llamas?Y qué haces aquí?

-Me llamo Futuro y estoy esperando que termine el juego entre mis amigos para ver quién gana y les damos  el título de  INVENTOR  DE LA RADIO PORUN DIA.

Tus amigos …..

-Sí, Julio Cervera Baviera ,Nikola Tesla y Guillermo Marconi .Están jugando al tres en raya en las esquinas del laberinto y ellos mismos son las piezas.

-Vamos a ver si ya terminan y felicitamos al INVENTOR POR UN DIA-dicenlos amigos Lola e Isolino.- y nos ayudan a salir de aquí.

Cuando el robot y  los dos amigos iban a reunirse  con los Inventores, la música comenzó a sonar cada vez más fuerte y rápida, y los tres amigos se pusieron a bailar a su  ritmo sin poder parar hasta que llegaron al lado de una hermosa buganvilla llena de flores lilas y brillantes llenas de la luz del sol, detrás se veía una gran sombra, la sombra de

Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

¡Nos vamos en globo!

4º EPO Colegio Alauda

 Tranquilamente Lola e Isolino, estaban tumbados en el parque haciendo dibujos con las formas de las nubes. Era un día de primavera soleado, donde todos los niños estaban en el parque jugando con la pelota y con sus bicicletas. Los animales jugaban con sus dueños y todo era maravilloso.

Cuando ya se estaba escondiendo el sol, Isolino se dio cuenta que detrás de una nube se veía un globo aerostático. Precisamente en el colegio Isolino y Lola habían trabajado los inventos y el globo aerostático les encantaba, en su puerta de la clase habían dibujado un globo enorme.

 

-Lola, ¿ves aquello que hay allí? –pregunto Isolino.

-Parece un globo, ¿no? –contestó Lola.

-Creo que se acerca al parque. Quizá se haya perdido y necesite ayuda, o se haya quedado sin combustible.

 

Pasada una hora el globo aterrizó en una pequeña montaña junto a un lago que había en el parque. Apenas quedaba gente, solo algunos niños que estaban patinando con su patinete y algunos dueños con sus animales dando un paseo por el puentecillo del lago.

De repente, Lola e Isolino corrieron hasta el lugar y que sorpresa se llevaron cuando vieron aparecer a un hombre espectacular, parecía un explorador con un traje y sombrero verde, unos galones dorados y una lupa colgando. Justo al lado había otro hombre muy parecido, eran dos hermanos gemelos.

 

-Buenas tardes, ¿podemos ayudaros? –pregunto Lola.

-¡Son los hermanos Montgolfier! ¿No los reconoces Lola? –preguntó Isolino.

-¡Es verdad! Los aprendimos cuando vimos los inventos e inventores. Tú y Pedro tuvisteis que hacer una trabajo de ellos. –le contestó Lola.

-¡Buenas tardes! Efectivamente somos los hermanos Montgolfier, encantados de conoceros. –contestaron los dos.

-Una pregunta…

Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

Un gran invento

3º EPO COLEGIO ALAUDA (27 enero)

 Estuvieron conversando un rato sobre todos sus inventos. Mrs. Williams les enseñó todos sus inventos. Era todo un genio.

Les invitó a cenar en su casa y todo era muy curioso porque nadie cocinaba, todo eran máquinas divertidísimas y robots que hacían una comida y unos dulces riquísimos. Se lo pasaron genial.

-Mrs. Williams,  queremos hacerle una propuesta. –dijo Lola.

-Claro que sí. Decidme. –aclaró el señor.

-Llevamos mucho tiempo queriendo inventar una cosa para el colegio. Es un bolígrafo autocorrector para cuando los niños tengan un falta que los corrija directamente. Además nos gustaría poner un pequeño ventilador arriba para que cuando haga calor puedan refrescarse mientras escriban. –explicó Isolino.

-¡Eso está chupado! ¡Pan comido para mí! Con la ayuda de John y mía conseguiremos el mejor bolígrafo. –gritó Mrs. Williams.

El bolígrafo sabio fue todo un éxito entre todos los niños de todas partes. Porque cuando había un error se movía y el niño ya sabía que lo tenía que corregir.

Pasado un tiempo, los cuatro amigos se despidieron y pactaron seguir viéndose de vez en cuando gracias al temporalizador.

-¿Sabes una cosa Isolino? –preguntó Lola.

-Dime Lola, qué te preocupa. –contestó Isolino.

-Me encanta hacer feliz a las personas y divertirme en todas nuestras aventuras. Hemos conocido a mucha gente y aún seguimos siendo amigos de todos. ¿Cuál será nuestra próxima aventura? ¿Preparado?

-¡Síiii! –afirmó Isolino.

Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

¡Inventamos el temporizador!

 

5º EPO COLEGIO ALAUDA

Pasados unos días Lola e Isolino habían estado trabajando duro para poder fabricar el temporalizador. Pero claro…justo cuando lo tenían hecho, un inventor famoso llamado Mrs. Williams, se adelantó. Presentó un invento a la sociedad que era espectacular, una especie de buhito rojo con un temporalizador que cuando lo activabas podías viajar en el tiempo durante diez minutos.

Justo cuando el tiempo acababa volvías de vuelta. Pero existía un problema, no podías viajar donde tu quisieras, el aparato te podía llevar a cualquier época de la historia.

Había sido toda una revolución.

John se reunió con Lola e Isolino y estuvieron viendo la forma de modificar y mejorar el temporalizador pero, Mrs. William­s lo había hecho tan bien que era imposible poder modificarlo. Lola pensó que podían ir a hablar con él y darle la enhorabuena por el trabajo que había realizado. A todos les pareció una buena idea ya que cuando alguien hace algo tan excelente como ésta, hay que felicitarlo.

 

Lola e Isolino trajeron a John al tiempo actual y fueron a ver a Mrs. Williams. Qué sorpresa se llevaron cuando lo vieron…

–       ¡Buenas tardes querido Mrs. Williams! – les dijeron los tres.

–       Es… usted… ¡GRANDÍSMO! –dijo Isolino (que además era un caracol muy pequeño).

Los tres se llevaron una gran sorpresa cuando vieron a Mrs. Williams porque era un hombre extraño, tenía un bigote larguísimo y llevaba un atuendo algo peculiar.

Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
« Entradas anteriores Entradas recientes »